“El Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles” (Mt 16, 27)

Padre Manuel Martínez Cano, mCR.

Cristo Nuestro Señor vendrá de nuevo a la tierra rodeado de majestad al fin del mundo. Jesús lo anunció repetidas veces: “El Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles” (Mt 16, 27); “entonces aparecerá el estandarte del Hijo del Hombre en el Cielo, y se levantarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre venir sobre las nubes del Cielo con poder y majestad grande” (Lc 21, 27).

Antes de la venida triunfal de Jesús se han de cumplir los siguientes acontecimientos que predice el Nuevo Testamento: la predicación del Evangelio en todo el mundo, la apostasía universal, la conversión de los judíos, el advenimiento del Anticristo y grandes calamidades.

Jesús asegura que ”será predicado el Evangelio del reino en todo el mundo, testimonio para las naciones, y entonces vendrá el fin” (Mt 24, 14); “Mirad que no os engañe nadie. Porque vendrán muchos usurpando en mi nombre y diciendo: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos” (Mt 24, 4).

Jesús anunció también la apostasía universal: ”Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?” (Lc 18, 8); San Pablo lo recordaba a los primeros cristianos: “Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía, ha de manifestarse el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición” (2ª Tes 2, 3).

En contraste con esta apostasía casi general, se producirá la conversión de los judíos: “No quiero que ignoréis, hermanos, este misterio, no sea que presumáis de sabios: el endurecimiento parcial que sobrevino a Israel durará hasta que, entre la totalidad de los gentiles, y así todo Israel será salvo, como dice la Escritura: Vendrá de Sión el Libertador; alejará de Jacob las impiedades. Y esta será mi Alianza con ellos, cuando haya borrado sus pecados” (Rom 11, 25-27).

La venida del Anticristo aparece ya en las cartas de los Apóstoles: “Hijos míos, es la última hora. Habéis oído decir que iba a venir un Anticristo… Ese es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo” (1ª Jn 18 y 22); “Entonces se manifestará el Impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la manifestación de su Venida” (2ª Tes 2, 8).

Jesús anunció también grandes calamidades: “Oiréis también hablar de guerras y de rumores de guerras. ¡Cuidado, no os alarméis! Porque eso tiene que suceder, pero todavía no es el fin. Pues se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos. Pero todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento. Entonces os entregarán a la tortura y os matarán, y seréis odiados de todos los hombres por causa de mi nombre” (Mt 24, 6-9).

El Señor no quiso revelar el momento en que sucedería su segunda venida: “El Cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles en el Cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre” (Mc 13, 32).

Lo importante no es saber el momento de la segunda venida de Jesús, sino estar preparados para ese día: ”Cuanto al tiempo y a las circunstancias no hay, hermanos, para qué escribir. Sabéis bien que el día del Señor llegará como el ladrón en la noche” (1ª Tes 5, 1-2).