P. Cano, mCR

chispicasMADRE DEL REDENTOR

                La Santísima Virgen, predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios juntamente con la encarnación del Verbo, por disposición de la divina Providencia, fue en la tierra la Madre excelsa del divino Redentor, compañera singularmente generosa entre todas las demás criaturas y humilde esclava del Señor. (Lumen Gentium 61)

FRANCO NO EXISTIÓ

                Ocurrió hace unos veinte años. Y lo he recordado ahora mismo. Un joven altivo me preguntó: ¿Qué le parece a usted la figura de Franco? Mi respuesta le desconcertó visiblemente: Franco, no ha existido –conteste-. No es posible que haya existido una persona de la que se dice tantísimas cosas contradictorias. Franco es un mito que vende mucho en los medios de comunicación social. La leyenda negra sobre Franco, escrita por los democratista, es sencillamente diabólica. Destila odio por todas sus páginas, repletas de dogmas irracionales y antihistórico. Lean los libros del no católico, Pio Moa  y de los autores católicos, como Suárez, también La Cierva y los autores jóvenes que escriben veraz y magníficamente.

LA MUJER

Edith Stein

                Llegamos a la segunda cuestión fundamental: ¿Hay otras vocaciones de la mujer además de la natural? Que las mujeres son capaces de ejercer otras vocaciones además de la de esposa y madre, sólo lo puede negar una ceguera subjetiva. La experiencia de la últimas décadas y fundamentalmente la experiencia de todos los tiempos lo ha demostrado. Atinadamente se debe decir: en caso de necesidad toda mujer normal y sana puede ejercer una profesión: No hay ninguna profesión que no pueda ser ejercida por una mujer.

LA INFINITA MISERICORDIA DIVINA

                La sangre de Cristo, derramada en la flagelación, la coronación y en la crucifixión, limpia y purifica las almas en el sacramento de la penitencia. Hace muchos años que me pregunto: por qué en las puertas de las parroquias y de todos los templos de culto católico no hay un horario de confesiones, en horas distintas del horario de la Santa Misa, y siempre antes del Santo Sacrificio. Predicar la Misericordia Divina y aplicar la sangre de Cristo en la confesión es absolutamente necesario en nuestros tiempos.

MENSAJEROS DEL EVANGELIO EN HISPANOAMÉRICA

                ¡Gracias, pues, en nombre de la Iglesia! ¡Gracias a aquellas familias españolas que en los cuarenta primeros años después de descubrirse el Nuevo Mundo enviaron allí cerca de 3.000 religiosos y unos 400 clérigos! ¡Gracias porque, en estos cinco siglos, más de 200.000 misioneros españoles han marchado a servir a la Iglesia en Hispanoamérica!

                Continuad sosteniendo con vuestras oraciones, vuestro apoyo y afecto a los servidores del Evangelio que testimonian el amor de Cristo sirviendo a sus hermanos. ¡Familias españolas: estad contentas y orgullosas de ello! Y seguid cultivando el espíritu misionero.

PERSECUCIÓN INCRUENTA

                El obispo de Santander, Manuel Sánchez ha denunciado que actualmente se quiere erradicar al cristianismo y a la Iglesia de la vida pública. Y es verdad. Todos los políticos, de todos los partidos, parten de ese dogma fundamental irracional  y antidivino. ¿Por qué ha llegado esta aberración política? La respuesta me la dio un obispo en la llama transición: “mis hermanos en el Episcopado, desconocen los principios sociales y políticos de la Iglesia”.

                Los partidos políticos no son “imprescindibles” para vivir en un régimen democrático. Sobran. Son los que han robado, arrebatado, a los ciudadanos, su participación natural en política: familias, municipios, regiones, sindicatos, asociaciones, etc. Sobran los profesionales del politiqueo que ganan mucho dinero, moviendo solo un dedo.

¿CÓMO SOMOS LOS HOMBRES?

                Loa hombres no somos buenos, como enseñan Rousseau y el liberalismo. Los hombres no somos malos, como afirma Lutero y todos los pesimistas. El hombre es libre, víctima de consecuencias del pecado original que le hacen ignorante, apasionado, concupiscente, pero que con la razón recta y, sobre todo, con la gracia, es superior a cualquier tentación. Ni esencialmente bueno, ni fatalmente malo. Sino dotado de una libertad perfectible y guiada para liberarnos meritoriamente de nuestras luchas y así cumplir perfectamente nuestros deberes con Dios, el prójimo y nosotros mismos. (José Ricart Torrens, sacerdote)

NECIOS QUE DAN PENA

                Estoy predicando una novena en un pueblo de España. La iglesia llena de fieles, pero ningún joven. Me acerco a las atracciones y al pasar delante de unos adolescentes, algunos blasfeman y gritan; ¡soy ateo!, ¡soy atea!

                Me paro y le pregunto a uno de ellos ¿tú sabes cómo se ha hecho el universo? – ¡Sí!, fue su rotunda respuesta. Primero fue una explosión, después vinieron los monos y después nosotros. Fulton Sheen, les hubiera dicho: vosotros no sois ateos, sois unos necios.

                La verdad es que da mucha pena.

                Hace tiempo que pienso que la peor ley democrática es la de educación, de la corrupción, de los niños en los colegios y de los jóvenes en las universidades.