La Iglesia en España (1936-1975) – Síntesis histórica 44

Monseñor José Guerra Campos
Separata del “Boletín oficial del Obispado de Cuenca”
Núm. 5, mayo 1986

guerra-camposMuchos católicos desean vivamente una renovación en armonía con el ser y la misión de la Iglesia, y vuelven los ojos al Papa Juan Pablo II, empeñado en la tarea de saneamiento. Sienten que la unidad es imposible si se socavan sus fundamentos: la tradición de la fe y la doctrina católica, el ministerio episcopal en comunión con el Papa, la vida sacramental, la disciplina canónica.

A pesar de las crisis, llama a las puertas una muchedumbre de jóvenes, que sintonizan con la Iglesia, la del cenáculo y la de Sigue leyendo

Iglesia, nacionalismo y secularización en Cataluña (12)

Jorge Soley Climent

San Josep Manyanet i VivesDespués de esta devastadora exposición de los hechos, resulta indiscutible que una parte grande del clero catalán, probablemente mayoritaria desde los años finales del franquismo (aunque menguante entre los más jóvenes: no hay más que ver la media de edad de los sacerdotes que firmaron el manifiesto de apoyo al referéndum de secesión ilegal del 1 de octubre de 2017), ha abrazado el nacionalismo y la “construcción nacional”, dejando en un segundo plano su labor evangelizadora. ¿Cuáles han sido los resultados de esta apuesta?

La respuesta a esta cuestión es, al mismo tiempo, muy sencilla y muy compleja. Sencilla porque resulta evidente para cualquier observador que el nacionalismo clerical ha sido devastador para la Iglesia en Cataluña y ha contribuido muy poderosamente a la intensa secularización que ha sufrido en las últimas décadas. Nadie puede servir a dos señores y el culto a la Nación ha secado el culto al Dios verdadero. Pero si queremos apoyar esta afirmación con datos estadísticos la cuestión es algo más compleja, en buena medida porque no hay un solo factor, aislable y medible, que refleje el grado de secularización de una sociedad. No obstante, pensamos que la coincidencia de varios factores, todos en el mismo sentido, demuestran con creces que nuestra primera observación es acertada. Para ello revisaremos cinco factores que nos parecen suficientemente reveladores:

1) Pertenencia y práctica religiosa: solo el 60% de los catalanes se declaran católicos, por lo que Cataluña es la tercera región de España con menor porcentaje, solo por encima de otra de las regiones más castigadas por el nacionalismo clerical, el País Vasco, que registra dos puntos menos, y de Melilla, que posee una amplia población de religión musulmana. La media española se sitúa en el 73%, con picos por encima del 80% en Aragón, Castilla, Murcia, Canarias, Galicia y Extremadura. Pero si atendemos a quienes, dentro del grupo de los creyentes, dicen practicar regularmente, la caída es de una intensidad extrema: Cataluña se coloca en la cola en práctica dominical con solo un 5,8%, menos de la mitad de la media española, que se sitúa en un 12% (con puntas por encima del 20% en las dos Castillas y Navarra).

(Razón Española)

Semillicas 146

Padre Cano, m.C.R.

San Alejo* Decir que un divorciado, vuelto a casar puede comulgar es escandalizar.

* Vivir en la verdad, es vivir en la Verdad que es Cristo. Permanecer fieles a Cristo, ser santos.

* Maldita ciencia que descuartiza y tortura a niñas y niños en las entrañas de sus propias madres.

* La doctrina del Evangelio es radical. Cristo dice: “El que no está conmigo está en contra Mí” ¡Viva Cristo Rey!

* Claro que somos miserables y débiles, pero ello no nos impide que seamos cristianos y santos. Con la gracia de Dios, podemos.

Madre Rafaela Mª de Jesús Hostia (36)

Madre Rafaela - 36El deseo de la Madre Rafaela era que vinieran unas religiosas de vida activa para ayudar al párroco. Por eso llamó a la Fundadora de las Religiosas Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia y ella muy amablemente escuchó nuestra petición.

Por lo que pusimos manos a la obra para arreglar las dos Casitas colindantes con nuestro Convento, y con la autorización del Sr. Arzobispo de Granada, Mons. Don José Méndez Asensio, pudieron fundar en Chauchina estas Hermanitas.

Los años iban pasando, tras un fuerte dolor de vientre los médicos me dijeron que me tenían que operar, el Señor me había dado un cáncer y yo lo recibí como un regalo que me había hecho el Señor, sin pedírselo, ni esperarlo. Volví al convento, comprendí que el dolor y el sufrimiento, son un don extraordinario de Dios ¿por qué no tendría que estar contenta?

Para festejar mi llegada nos fuimos a comer a la huerta, las más jóvenes prepararon una comida sencilla en la que no faltaron las rosetas. Yo les miraba gozosa pero la angustia no me dejaba, no podía comer nada, tan solo me alimentaba con el suero, que no me dejaba ni de día ni de noche; mi enfermedad iba avanzando, sufrí grandes dolores, vómitos y angustias, que se los sabía ofrecer a Jesús, por la salvación de todas las almas, por los niños para que amen mucho a Jesús y sean muy felices con Él, por los enfermos… Al final de mi vida tuve dos nuevas amigas inseparables una se llamaba doña Angustias y la otra doña Dolores Fuertes de Barriga; pero todo me gustaba ofrecérselo a Jesús y Él me ayudaba a llevar la crucecita que me había enviado con mucha paz y alegría. A las 4,30 de la madrugada del 29 de Mayo del año 1991, mi querida madre del Cielo me abrió sus brazos y me quedé tras un suspiro dormida en sus brazos.