Hispanoamérica. La verdad 172

Una Epopeya misionera

Padre Juan Terradas Soler C. P. C. R

Jesús Sacramentado - Cruz

La Hispanidad, firme y prometedora realidad (27)

La esencia de la Hispanidad es el catolicismo romano (2)

Los avanzados del movimiento hispanizado han entendido bien que la Hispanidad no puede crecer sino a la sombra de la Cruz.

Es la tesis que Ramiro de Maeztu desarrolla en su libro Defensa de la Hispanidad. Es la doctrina del Cardenal Gomá en su Apología de la Hispanidad. Es, en fin, el ideal de todos los Caballeros de la Hispanidad en esta nueva conquista de sus propias tierras.

Resulta enormemente consolador para todos aquellos que anhelamos el triunfo de nuestra Madre la Iglesia, constatar que el movimiento rehispanizador es de auténtico origen católico. Católicos antirrevolucionarios fueron sus principales iniciadores en España: Menéndez y Pelayo y Ramiro de Maeztu, y católica y antirrevolucionaria fue y es la voz que ha respondido en América al llamado de la Madre Patria, para que los pueblos hispánicos vuelvan a los valores clásicos de su civilización. Los nombres de Junco, Quadra, Restrepo y tantos otros lo proclaman desde el otro lado del Atlántico.

Es digno de ser señalado que los grandes luchadores de la América portuguesa han captado con igual sensibilidad histórica que la civilización lusoamericana, de cuño idéntico a la hispánica—como nacida de unos mismos ideales universalistas y apostólicos—, es también esencialmente cristiana. Por la identidad de ideales de la comunidad hermana serán de interés estas reflexiones del catedrático brasileño Plinio Correa de Oliveira, director de la revista doctrinal “Catolicismo”. Después de analizar paralelamente la fisonomía del conquistador español y la del portugués—que hombro a hombro sacaron del abismo a decenas de pueblos—, el docto profesor pasa a examinar certeramente la esencia de la civilización iberoamericana, su grandioso porvenir, su esencial condicionamiento, a Saber: la sumisión pública a Jesucristo Rey. Sumisión que es precisamente la meta de la revista “Catolicismo” y del grupo de seglares que trabajan a sus flancos.

“Mencionamos juntos, en esta enumeración, a Portugal y a España. Lo hacemos de intento. No se debe hablar de esas dos naciones en los mismos términos en que se habla de Alemania y Francia, por ejemplo, sino más bien como se hablaría de Alemania y Austria, o de Suecia y Noruega. Los rasgos fundamentales de ambas son comunes. Se diferencian en pormenores numerosos, interesantes, fecundos más al fin y al cabo pormenores. ¿Cuáles son estos rasgos comunes? Los vemos principalmente en el idealismo. Ambos pueblos mostrarán al mundo asombrado—sea en las guerras contra el moro, sea en la expansión marítima, sea en la colonización de tres continentes, sea todavía en el florecimiento literario y artístico de sus siglos de apogeo— que saben y pueden vencer con extraordinario brillo en las luchas y en las tareas de la vida terrena.

Para eso les sobra fuerza, denuedo, inteligencia y realismo. Insistimos en el realismo, porque es ésta una cualidad que con frecuencia se les ha querido negar. Sostener contra los moros una guerra victoriosa de ocho siglos no es cosa que se consiga cuando se tiene el alma soñadora y pusilánime de un idealista hueco”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mostacicas 173

Santísima Trinidad - Universo

Don Manuel

* El relativismo es hijo del espíritu absolutista del hombre moderno. YO.

* Quién renuncia a conocer la Verdad deja de ser racional. Como los animalicos.

* La llamada “voluntad general” es, en realidad, la voluntad absoluta del que manda.

* La religión de Rousseau tenía como fin la divinización de la naturaleza. La “ecología demagogica” de nuestros tiempos.

* El primer día que los niños salieron a la calle, pasó ante mí una niña en patinete. Su madre me dijo: Mi hija no entiende por qué no puede venir papá con nosotras. Yo tampoco.

* Comenzar todo de la nada es absurdo. Un presente sin pasado es absurdo. Fabricar un futuro sin pasado es absurdo. Vivimos en una tradición viva. Y viviremos eternamente.

* “Desde el simple punto de vista natural, la llamada amplitud de espíritu, la concepción tolerante, sería simplemente el signo de una debilidad de sentimientos, de una carencia de pasión de espíritu” (Romano Guardini).

* “Nosotros somos testigos de las múltiples manifestaciones de los sentimientos religiosos del ilustre difunto (Francisco Franco). Hemos constatado su gran espíritu patriótico y hemos admirado su total dedicación al servicio de España” (Obispo Manuel Casares Hervás).

El hombre no se crea a sí mismo

Jesús en el hospital

Declaración “iura et bona” sobre la eutanasia,
Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, 1980

Es necesario reafirmar con toda firmeza que nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir este gesto homicida para sí mismo o para otros confiados a su responsabilidad ni puede consentirlo explícita o implícitamente. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo ni permitirlo. Se trata, en efecto, de una violación de la Ley divina, de una ofensa a la dignidad de la persona humana, de un crimen contra la vida, de un atentado contra la humanidad.

La Virgen en Fátima

Ángel de la Paz y los tres pastorcitos de Fátima

Trece de Agosto 1917

Día 13 de Agosto de 1917 – Como ya está dicho lo que pasó en ese mes, no me detengo en eso y paso a la Aparición a mi entender el día 15, al caer de la tarde (18). Como en aquella época aún no sabía contar los días del mes, puede ser que sea yo la que esté equivocada, pero tengo la idea de que fue el mismo día que llegamos de Vila Nova de Ourem.

Estando con las ovejas, en compañía de Francisco y de su hermano Juan, en un lugar llamado Valiños, y sintiendo que alguna cosa sobrenatural se aproximaba y nos envolvía, sospechando que Nuestra Señora viniese a aparecérsenos; y dándome pena que Jacinta se quedase sin verla, pedimos a su hermano Juan que fuese a llamarla. Como no quería, le ofrecí veinte centavos, y allá se fue corriendo.

Entretanto vi con Francisco, el reflejo de la luz que llamábamos relámpago, y habiendo llegado Jacinta, un instante después, vimos a Nuestra Señora sobre un carrasco.

– ¿Qué es lo que Vd. quiere de mí?

– Quiero que sigáis yendo a Cova de Iría el día 13; que continuéis rezando el Rosario todos los días. El último mes haré un milagro para que todos crean.

– ¿Qué es lo que Vd. quiere que se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría?

– Que hagan dos andas: Una, llévala tú con Jacinta y dos niñas más, vestidas de blanco; y otra, que la lleve Francisco y tres niños más. El dinero de las andas es para la fiesta de Nuestra Señora del Rosario; lo que sobre es para ayudar a una capilla que deben hacer.

– Quería pedirle la cura de algunos enfermos.

– Sí; a algunos los curaré durante el año.

Y tomando un aspecto más serio dijo:

– Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores, pues van muchas almas al infierno por no tener quien se sacrifique y pida por ellas. Y como de costumbre comenzó a elevarse en dirección al Nasciente.

Dominicas 165

La Ascensión del Señor a los Cielos

El Párroco

* Suele ocurrir que quienes se independiza de Dios, son esclavizados por sus vicios y pecados.

* Las llamadas ideologías y filosofías modernas bloquean el entendimiento: Nada es mentira ni verdad. Lo que yo digo y basta.

* Dios nos ha dado esta vida temporal en la tierra. Viviremos eternamente felices con Él en el Cielo. Si cumplimos sus Mandamientos.

* Fuera de la Iglesia no hay salvación eterna. “Una sola es la Iglesia Universal de los fieles, fuera de la cual nadie absolutamente se salva”. (IV Concilio de Letrán).

* “El hombre moderno se concibe a sí mismo como un individuo radicalmente independiente. No quiere depender de las leyes de la naturaleza” (Cardenal Robert Sarah).

* Los que incitaron a los judíos para que matarán a San Esteban eran “de la sinagoga de los Libertos”. Libertarios son los que asesinan a los niños en las entrañas de sus propias madres.

* Hay endemoniados que dicen que lo ideal sería que vivamos solo el 50 % de los que somos. Otros afirman que lo mejor es que seamos sólo el 10 %. En el Cielo viven felices innumerables millones de almas.

* “A nadie es lícito participar de la Eucaristía si no cree que son verdad las cosas que enseñamos y no sea purificado en aquel baño que da la remisión de los pecados y la regeneración, y no viven como Cristo nos enseñó” (San Justino). Aprendan los pastoralistas herejes. Y recuerden que los sufrimientos del infierno son eternos.