Hemos leído 135

Pablo

La oración contemplativa

Santa Rita de Cassia“la oración contemplativa es como una central eléctrica: lo que parece algo estático, es en realidad una fuerza motriz. Mientras parece que estamos inmóviles y encerrados, nosotros con la oración recorremos el mundo entero”. (Madre Cánopi)

¡Valientes… donde los haya!

¡Valientes… donde los haya! Una valentía que fueron adquiriendo y refinando matando monjas, religiosos y curas que, además de ser, como saben muy bien hasta los más ignaros en tácticas guerreras, un objetivo militar de primer orden en cualquier guerra civilizada -ese personal, en especial las monjas de clausura, son los mayores terroristas que han existido nunca, y había que ir a por ellos echándole pero que muchos bemoles al asunto: mucho más que en Teruel, en Brunete o en el Ebro-, pues ese personal, monjas, clérigos y religiosos, también tenían planeado, haciendo acopio de las armas más letales, cargarse a todas las mujeres de todos los milicianos y comerse a todos sus hijos e hijas. ¡Lo dice la leyenda negra que hay montado sobre el tema, que siempre acierta al 100 %! (José Luis Aberasturi)

Familias rotas y fracasos matrimoniales

No es de extrañar que en medio de este aquelarre, el aborto se haya convertido en un derecho de la mujer y en un método anticonceptivo más. Tampoco debe llamarnos la atención la cantidad de familias rotas y de fracasos matrimoniales que se producen cada año. “Ya no siento nada por ti, así que te dejo por otra o por otro que me hace sentir”. Las víctimas de este drama son los hijos. En los colegios lo sabemos muy bien. Detrás de la inmensa mayoría de los casos de fracaso escolar o de alumnos conflictivos, se esconde una familia rota. (Pedro L. Llera)

Carta Colectiva

La célebre Carta Colectiva de los obispos españoles de julio de 1937 marcó la posición de la Iglesia. Pío XI ya en septiembre de 1936 había condenado las masacres revolucionarias aunque su prudencia extremada le llevó a diferir un año el reconocimiento oficial al gobierno del general Franco. El Papa felicitó efusivamente a Franco por su victoria definitiva en 1939. El ejemplo mexicano hizo que durante los años de la República el Papa no cayera en la trampa “liberal” de condenar la formación de unidades paramilitares católicas como las del Requeté carlista (quizá los carlistas fueron el equivalente más exacto en España de lo que en México habían sido los Cristeros) y evitara cuidadosamente la condena o el desaconsejar la vía de las armas para derrocar al gobierno anticristiano, con falsas premisas de “humanitarismo” y “pacifismo” que tan caras habían costado a los católicos mexicanos. (Javier Navascués Pérez)

La imagen de la torre o del castillo

En su esplendente belleza, es para el Vble. Obispo J. Torras y Bagés, un “aliciente para nuestra perezosa voluntad en el ejercicio de la virtud”, y nos recuerda entonces al Castillo Interior de Santa Teresa, en cuyo centro está el templo y la Sede del Rey. En este sentido, la imagen de la torre o del castillo va ligada a la idea del Tesoro en íntima unidad semántica: la Mujer es torre almenada que resguarda y custodia el Tesoro -que es Cristo-, pero que asimismo debe defenderse como un tesoro. Tanto la torre como el castillo o fortaleza son signos inequívocos de la presencia de Dios y símbolos de su presencia, trascendencia y firmeza inconmovible, emblemas de Su protección que corona las pruebas de la marcha -el ascenso- o el combate. (María Virginia)

El padre Solá habla del demonio (47)

Otro son lo que llamamos OBSESIONES DIABÓLICAS. La palabra obsesión es técnica. No solemos emplearla rutinariamente, en el orden vulgar, porque se confunde con trastornos psicológicos: de uno reconcentrado, obsesionado por una idea fija, y aquella idea fija le tortura. Y a esto le llamamos una obsesión, aquel hombre está obsesionado. Pues bien, cuando hablamos de obsesión lo hacemos en el sentido filosófico y técnico de la palabra obsesión: Que se sienta que el demonio está en aquella persona de cuando en cuando, no permanentemente, sino un rato, una hora, dos horas, un día entero, dos días, o menos. Va variando. Esto es lo que llamamos la obsesión, y estos son los casos ordinarios. (P. Francisco de Paula Solá S.J.)

Pudor y castidad  (131)

El Catecismo dice: “1606: Todo hombre, tanto en su entorno como en su propio corazón, vive la experiencia del mal. Esta experiencia se hace sentir también en las relaciones entre el hombre y la mujer. En todo tiempo, la unión del hombre y la mujer vive amenazada por la discordia, el espíritu de dominio, la infidelidad, los celos y conflictos que pueden conducir hasta el odio y la ruptura. Este desorden puede manifestarse de manera más o menos aguda, y puede ser más o menos superado, según las culturas, las épocas, los individuos; pero siempre aparece como algo de carácter universal”. (José María Iraburu)

Miguicas 188

Padre Martínez m.C.R.

Divina Misericordia y la Virgen Dolorosa* Si el Estado no ejerce su poder para el bien común de la patria es injusto y totalitario.

* A los sentimientos negativos se les manda a freír espárragos. Y nos quedamos tan contentos y felices.

* Hay quiénes se convencen que sus imaginaciones son realidades. Van a conquistar el mundo ellos solicos.

* El Cardenal Sarah ha dicho: “Los valores occidentales promovidos por la ONU se basan en rechazar a Dios”. Lo estamos viendo.

* Sin un Padre Eterno y todopoderoso no hay hermandad en la tierra. La fraternidad democrática y masónica es un brindis al sol.

* No soy un irresponsable. Y no voto nunca. Ningún partido político promueve el bien común, y todos desprecian la Ley de Dios. La democracia es satánica.

De la Encíclica “Humanum Genus”, León XIII 1884

Papa León XIII - sentado

Esta es la más extensa y reveladora de las encíclicas que exponen la Masonería. Desvela el engaño masónico y sus verdaderos objetivos:

  • El fin de la Masonería es derrocar todo el orden religioso y político del mundo que ha producido la enseñanza cristiana y sustituirlo por un nuevo orden de acuerdo a sus ideas.
  • Sus ideas proceden de un mero “naturalismo”. La doctrina fundamental del naturalismo es que la naturaleza y la razón humana deben ser dueñas y guías de todo.
  • La Masonería reclama ser la religión “natural” del hombre. Por eso dice tener su origen en el comienzo de la historia.
  • El concepto masón de Dios es opuesto al de la Iglesia Católica. No aceptan de Dios sino un conocimiento puramente filosófico y natural. (Dios es entonces imagen del hombre. Por eso no tienen una clara distinción entre el espíritu inmortal del hombre y Dios)
  • Niegan que Dios haya enseñado algo.
  • No aceptan los dogmas de la religión ni la verdad que no puede ser entendida por la inteligencia humana.
  • Poco les importa los deberes para con Dios. Los pervierten con opiniones erradas y vagas.
  • La Masonería promulga un sincretismo que mezcla desde los misterios de la cábala del antiguo oriente hasta las manipulaciones tecnológicas del modernismo occidental.
  • El emblema masónico “del compás y el cuadrante son símbolos de un racionalismo que pretende identificarse con todo lo que es “natural”.
  • Enseña que la Iglesia Católica es una secta.
  • Su oposición a la Iglesia Católica antecede a la oposición de la Iglesia contra ella. Incompatibilidad entre el Catolicismo y la Masonería.
  • El Catolicismo es una religión revelada y esencialmente sobrenatural. Por eso la Iglesia debe enseñar con autoridad la doctrina revelada.
  • La Masonería promete la perfección por medio solo del orden natural y ve el orden natural como el más alto destino.
  • De lo anterior se concluye que el Catolicismo y la Masonería son esencialmente opuestas. Si una desistiera de su oposición a la otra, dejaría de ser lo que es.
  • La encíclica hace una reflexión basada en las “dos ciudades” de San Agustín que representan dos reinos opuestos en guerra. En un lado Jesucristo, en el otro está Satanás. La fuerza detrás de la Masonería, causante de sus engaños y su odio a la verdad de Jesús no puede ser sino Satanás, el príncipe de la mentira.

Cataluña, catalanismo y nacionalismo catalán (3)

Catalanismo y tradición catalana (1)

Francisco Canals

Virgen de la Merced y santos MercedariosEl problema de los orígenes de la Renaixença preocupo a sus hombres más representativos desde que, superada su etapa inicial puramente literaria,  adquirió su dimensión cultural y política. Dado el sentido y las circunstancias históricas del  renacimiento catalán, la cuestión pudo plantearse con el intento de mostrar la autenticidad del  nuevo despertar de la vida catalana, su continuidad profunda con las corrientes centrales de su  tradición histórica.

La actitud de Prat de la Riba responde a esta tendencia: busca en lo más interno y característico de la vida catalana, remontando históricamente “Catalunya endins”, el origen de la corriente que al expansionarse constituyó la Renaixença. Así quiere  hallar su punto de partida, en pleno “invierno” de la vida nacional, en el movimiento de las clases  rurales iniciando a principios del siglo XVIII: “La entrada de la gent pagesa en la vida pública  catalana dio principio a la Renaixença”.

Pero esta tendencia no fue la única; frente a ella se manifestó la que podríamos llamar  extrincesista o centrípeta, que se opone a cualquier explicación del catalanismo por raíces  tradicionales. Así Valentí Almirall buscó la causa de la Renaixença en la influencia ejercida en Cataluña, a partir de la invasión francesa, por las ideas liberales y revolucionarias. La  oposición de estas dos tendencias se ha podido formular en estos términos: ¿La fuerza inicial de  nuestro renacimiento proviene de nosotros mismos o del exterior? La trascendencia de esta cuestión  supone otro problema, que es ideológico: ¿Fue provocado este renacimiento por las ideas liberales llegadas desde Francia a nuestra tierra o, por el contrario, lo fue por una concentración enérgica  de las fuerzas tradicionales antinovadoras?

Refiriéndose a este planteamiento adoptó Rovira i Virgili una actitud decidida y precisa. Sigue a Almirall en su tesis “centrípeta”, pero observa que el entronque entre la influencia francesa y el movimiento  catalanista no es directo -ya que la versión española del ideal revolucionario y jacobino condujo a la unidad legislativa y a la centralización estatal- sino indirecto, a través del movimiento romántico. En cuanto a la afirmación de Prat de la Riba, que quiere relacionar el catalanismo con la mentalidad de la gent pagesa de los tiempos del reinado de Felipe V, la rechaza Rovira i Virgili, que opone una línea de conexión totalmente diversa: “La trayectoria que sigue la línea indicada por Prat pasa por el movimiento catalán de la guerra contra Francia (1793), después por la guerra de la Independencia y va a parar a las guerras carlistas. Los herederos de 1640 y de 1714 son en realidad los carlistas de la montaña catalana”.

Siguiendo las sugerencias que aquí se nos ofrecen nos encontramos situados en una perspectiva desde la que aparecen nuevos aspectos del problema. Su consideración nos podrá llevar al descubrimiento de corrientes más profundas, de misteriosas conexiones de sentido y de vivencia que contienen el verdadero argumento del proceso dramático de la vida catalana en los siglos modernos.

Es indudable la continuidad entre la Renaixença y el romanticismo catalán. En realidad por aquélla tuvo el romanticismo en Cataluña la vigencia y plenitud que no alcanzó generalmente en España. Por esto mismo, y si tenemos en cuenta además la pronta iniciación entre nosotros de un movimiento en el que Cataluña se anticipó y dijo en España la primera palabra, podría parecer problemática la conexión entre el romanticismo y el impacto producido en Cataluña por las ideas venidas aquí desde la Francia revolucionaria. El romanticismo catalán se centró en la corriente tradicional e histórica, medievalista y cristiana, y precisamente por esto volvió su atención a la antigua literatura de una lengua decaída de su cultivo literario desde los tiempos medievales. Los “jocs Florals” y la obra de sus iniciadores o precursores –“Lo Gayter del Llobregat” y en general los que fueron llamados “los trobadors nous”- ¿no son expresión auténtica de un resurgir enraizado en tradiciones seculares?

Pero el romanticismo catalán ofrece también otros aspectos que no deben ser olvidados. Hay que recordar que en su doble y sucesiva aparición -la del trienio constitucional de 1820-23, representada sobre todo por El Europeo, y la de los años de la guerra civil, expresada principalmente en El Vapor- pertenece en substancia a la cultura “liberal”, a la España nueva, con un matiz europeizante en que consiste precisamente su carácter de anticipación y primera palabra respecto al resto de España.

(VERBO)

Semillicas 190

Padre Cano, m.C.R.

Divina Misericordia y Papa Francisco* “El fin de la Historia” está clarísimo: La Eternidad, que nunca termina.

* Quienes rechazan el cumplimiento de la Ley de Dios en ciertas ocasiones -adúlteros- son luciferinos.

* Los de la jungla democratista proponen una vida de rienda suelta a los instintos. Vivir como animalicos.

* El capitalismo salvaje es tangible. La Historia nos muestra que los ricos han hecho mucho bien a los pobres.

* Se me acerca un niño de dos años. Levanta la cabeza y me dice: “Pade yo ya soy gande”. Bauticé a su madre hace 36 años, tiene cuatro hijos.

* No queremos negarnos a nosotros mismo. No queremos dejar nuestra propia voluntad. Los santos murieron a sí mismo y vivieron para Dios.