Ciencia, homosexualidad y esperanza (29)

Notas, 56-62

Virgen María Gitana56 – Acosta: “… Mejores espectativas para intervenir en la homosexualidad se encuentran en la prevención, en la identificación precoz y el tratamiento del niño potencialmente homosexual” (p. 9).

57 – Green: “Este estudio longitudinal de dos grupos de niños demuestra que la asociación entre la actividad de género cruzado en la niñez y el comportamiento homosexual en la edad adulta, sugerido por estudios retrospectivos anteriores, puede ser convalidado por un estudio prospectivo de niños identificados en la clínica o referidos por las familias con Desordenada Identidad de Género en la niñez. Sin embargo, no todos los niños con comportamiento transgenérico extenso evolucionaron como homosexuales o bisexuales cuando grandes. Ningún niño en el grupo control evolucionó como bisexual u homosexual” (p. 340).

58 – Bieber: “Los resultados terapéuticos de nuestro estudio justifican el optimismo. Muchos homosexuales llegaron a ser exclusivamente heterosexuales por el tratamiento psicoanalítico. Aunque esta modificación puede ser lograda con mayor facilidad por algunos que por otros, a nuestro parecer un cambio hacia la heterosexualidad es posible para todos los homosexuales que tienen una fuerte motivación de cambiar” (p. 319).

59 – Clippinger: “De 785 pacientes tratados, 307 – o sea aproximadamente 38% -fueron curados. Sumando los porcentajes de los otros dos estudios, podemos decir que al menos el 40% de los homosexuales fueron curados, y un 10 a un 30% adicional estaban mejor, dependiendo de qué estadísticas estuvieran disponibles” (p. 22).

60 – Fine: “Ya sea que con hipnotismo… psicoanálisis de cualquier tipo, psicoterapia educativa, terapia conductual, y/o sencillamente medidas educacionales, un porcentaje considerable de homosexuales se transformaron en heterosexuales… Si los pacientes estaban motivados, sea el que sea el procedimiento adoptado, un alto porcentaje dejará la homosexualidad… La información errónea de que la homosexualidad no tiene tratamiento psicoterapéutico causa un daño incalculable a miles de mujeres… Todos los estudios a partir de Schrenk-Notzing en adelante han encontrado resultados positivos, independiente del tipo de tratamiento” (p. 85-86).

61 – Kaye: “Finalmente, tenemos indicaciones de optimismo terapéutico en el tratamiento psicoanalítico de mujeres homosexuales. Encontramos, a grandes rasgos, un 50% de probabilidades de mejoría significativa en mujeres con este síndrome que buscan tratamiento y lo siguen” (p. 634).

62 – Maclntosh: “Interrogó a psicoanalistas que informaron que de 824 pacientes hombres vistos por 213 analistas – 197 (23.9%) cambiaron a heterosexualidad, 703 se beneficiaron significativamente con el tratamiento; y de las 391 pacientes mujeres vistas por 153 analistas – 79 (20.2%) cambiaron a heterosexualidad, 318 recibieron beneficio terapéutico significativo” (p. 1183).

Declaración sobre la homosexualidad de la Asociación Médica Católica

Chispicas 234

Padre Martínez Cano, m.C.R.

Sagrado Corazón de Jesús - Bendiciendo* Los políticos de turno no son dioses, ni los que les promocionan tampoco. Se lo ha hecho creer el demonio.

* El rito romano extraordinario de la Santa Misa está firmado por San Pío V. El rito romano ordinario está firmado por San Pablo VI.

* Sin amor a la patria, las naciones desaparecen en un globalismo democratista. Un mundo hedonista. Un camino ancho que lleva al infierno.

* A mi entender, evangelizar y proselitismo es lo mismo: El apostolado de todo bautizado para convertir a los que no creen en Cristo, Dios y hombre verdadero.

* El llamado Nuevo Orden Mundial, es el caos universal. La corrupción programada por los hijos de Satanás. Vencerán los hijos de Dios. Los hijos de María Santísima.

Para pensar 5

Pablo

Los Budas

Sagrado Corazón de Jesús - SangrandoHay espacio para la meditación sobre Europa con una sugestiva radiografía del alma cultural de las grandes naciones europeas: Alemania, Inglaterra, Francia. “Si el cristianismo liberó a la persona de su cosificación, mediante la postulación inderogable de tratar y ser tratado conforme a su naturaleza y no a la Naturaleza, es decir conforme a lo que exige aquél desenlace escatológico, que es el destino más grande y trágico del hombre redimido, el empeño occidental del nihilismo y sus veneros intelectuales trabajan para la catástrofe del segundo budismo anunciado por Nietzsche”. De este modo la vuelta de los Budas anuncia la gran amenaza para Occidente, desgarrado por la crisis de las ideas, los nacionalismos periféricos y la ausencia de una personalidad suficiente para debatir con los gigantes ruso y norteamericano. Y esta amenaza sería la sustitución progresiva de la identidad cristiana por otras identidades, de las cuales esos Budas del título son su inquietante metáfora. (Fernando Alonso Barahona – RAZÓN ESPAÑOLA)

Malvados y perversos

Regístrense las colecciones de los autores eclesiásticos. Véase cómo trataron los Apóstoles a los primeros heresiarcas, y cómo siguieron tratándolos los Santos Padres, cómo los han seguido tratando los modernos controversistas y la misma Iglesia en su lenguaje oficial. No hay, pues, falta de caridad en llamar a lo malo, malo; a los autores, fautores y seguidores de lo malo, malvados; y al conjunto de todos sus actos, palabras y escritos, iniquidad, maldad, perversidad. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Ventajas del mandato imperativo

Ofrece también otra ventaja inmensa que no puede existir con los sistemas parlamentarios modernos. ¿Sabéis cuál es esa ventaja que reporta? La de no poder violar la verdadera voluntad del país: es decir, que los que sean elegidos no prometerán una cosa durante el periodo electoral, y después ejecutarán lo contrario cuando tengan la investidura de diputado. Sucederá otra cosa y de suma importancia: que no podrán existir en las Cortes mayorías oficiales, mayorías que voten según la voluntad del Gabinete, sino mayorías populares que voten según la voluntad de sus representados. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

La experiencia tiene un alto valor

El Doctor Angélico observa que en ciertos casos la experiencia tiene un alto valor de prueba, especialmente si es de larga duración, caso en que tiene un valor infalible. Subraya la importancia de recurrir a la sabiduría acumulada por las generaciones pasadas, poniendo énfasis en la brevedad de la vida del ser como individuo. Esto nos permite ver el valor de la tradición, que nos habilita a pensar porque nos proporciona un marco de referencia válido y universal. La historia nos permite profundizar nuestro conocimiento de la naturaleza humana. Ese conocimiento manejado por un buen historiador o por una persona que conozca bien el desarrollo de los hechos en el pasado, puede permitir entrever las consecuencias futuras de ciertas tendencias o acciones contemporáneas. O sea que en cierta medida la historia puede tener un valor profético. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Crisis

Los significados de crisis son suficientemente variados como para que podamos hablar de una cierta equivocidad, que se torna en ambigüedad. Álvaro D’Ors, a este respecto, ha sostenido que la característica principal de los tiempos de crisis reside precisamente en la presencia de “signos contradictorios”, de los que unos tiran en un sentido mientras otros lo hacen en el opuesto. (Miguel Ayuso – VERBO)

Pastoral de la Iglesia

En la pastoral de la Iglesia hay todo un abanico de medios de apostolado. Desde la catequesis, las asociaciones juveniles, los Ejercicios Espirituales, las misiones populares, la predicación sagrada. Si se aventa estos medios, inmediatamente repercute en las familias y en todos los ambientes. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

El Mercado libre

En campo liberal fue el Mercado libre como regulador natural de un ornen nuevo (también por encima de fronteras y naciones). En los últimos compases de la Primera Guerra Mundial, mientras Inglaterra y Francia aún soñaban con repartirse el mundo según los viejos criterios del imperialismo nacional -se cumplieron en mayo pasado cien años del acuerdo Sykes-Picot que dibujó las fronteras de Oriente Próximo después de la Gran Guerra-, Washington y Moscú miraban más lejos. (José Javier Esparza – RAZÓN ESPAÑOLA)

 

 

 

Pasiones y acto humano

Padre Manuel Martínez Cano, mCR.

Jesucristo y el lagoPasión es el movimiento del apetito sensitivo que se suscita ante el bien o el mal sensible que produce cierta conmoción, más o menos intensa, en la persona (amor, odio, gozo, tristeza, ira, etc.), que influye en el acto humano.

Las pasiones son en sí mismas indiferentes, pero se convierten en buenas o malas según el acto al que incitan. A las pasiones que incitan hacia lo pecaminoso se les llama pasiones desordenadas.

El cristiano debe gobernar sus pasiones por la razón y la fe, y regirlas por su voluntad, con la ayuda de Dios.

Para luchar eficazmente contra las pasiones desordenadas es necesario rechazarlas inmediatamente, haciendo actos contrarios para centrar la atención en otra cosa. Un medio eficaz es acudir a las jaculatorias, que son oraciones cortas: ¡oh buen Jesús, hazme manso y humilde como Tú!; ¡oh buen Jesús, hazme paciente como Tú!

Los actos realizados impulsados por las pasiones son perfectamente voluntarios y libres y, por consiguiente, plenamente responsables.

Únicamente cuando la pasión sea tan grande y repentina que impida toda deliberación, o llegara a privar totalmente del uso de razón, sería involuntaria e irresponsable.

Los hábitos son las costumbres contraídas por la repetición de actos. Estos hábitos pueden ser buenos (virtudes) o malos (vicios).

Los hábitos, voluntariamente adquiridos y no rechazados, aumentan la voluntariedad del acto humano y su responsabilidad, aunque disminuye su libertad.

Los actos procedentes de hábitos voluntarios, rechazados por la voluntad, no tienen responsabilidad alguna, cuando se realizan inconscientemente debido a la costumbre inveterada; pero conservan su responsabilidad si la persona se da cuenta del acto que realiza: la persona que adquirió el hábito de blasfemar y lo retractó, mediante un serio arrepentimiento y el empleo oportuno de los medios para no recaer, no peca cuando se le escapa, sin darse cuenta, una blasfemia.

La violencia es la fuerza física o moral ejercida sobre una persona para obligarla a hacer una cosa contra su voluntad. (Violencia física es una paliza; violencia moral, los halagos o promesas que puedan hacerte).

La violencia física absoluta se da cuando la persona violentada ha puesto toda la resistencia posible, sin poder vencerla.

La violencia relativa cuando la persona violentada no resiste cuanto puede y debe.

La violencia física absoluta quita toda responsabilidad y culpabilidad a la persona violentada.

La violencia física relativa disminuye la responsabilidad, pero no excusa de pecado a la persona que sufre esta violencia.

La violencia moral nunca quita la responsabilidad, pues bajo su influjo la persona permanece en todo momento dueño de su libertad, aunque pueda disminuirla un tanto.

Un acto moral es el acto humano realizado con perfecta advertencia de que lo que se hace es bueno o malo.

La norma objetiva de moralidad de los actos humanos (para saber si son buenos o malos) es la ley de Dios. Por tanto, los actos humanos sólo serán buenos moralmente cuando se ajusten a la ley de Dios y serán malos cuando contradicen la ley de Dios.

La norma subjetiva de moralidad de los actos humanos es la conciencia rectamente formada, porque advierte a las personas lo que es bueno o malo.

Para emitir un juicio acertado sobre la bondad o maldad de un acto humano, es preciso considerar tres elementos: el objeto, las circunstancias y el fin que se propone la persona que realiza el acto.

Para que un acto sea moralmente bueno, tiene que serlo íntegramente, es decir, que ha de ser bueno a la vez por su objeto, por su fin y por sus circunstancias, “bonum, ex integra causa; malum, ex quocumque defectu”.

Dar limosna es un acto bueno. Dar limosna con el fin de corromper a una persona es un acto malo.

Robar es un pecado; robar en una iglesia es un sacrilegio.

El acto moral bueno es digno de alabanza y premio.

Al acto meritorio sobrenatural, realizado bajo el influjo de la gracia divina, corresponde un premio sobrenatural, propio de la vida sobrenatural y eterna del hombre.