Dominicas 60

El Párroco

Pentecostés*En tiempos de mentiras, herejías y traiciones, hacen falta hombres y mujeres dispuestos a entregar sus vidas por Cristo, por María, por la Iglesia y por la Patria.

*El padre Alba decía: “Ahora, con el bienestar, no hay hombres de almas heroicas, pero también, al estar los tiempos peores, hay heroísmos de santidad que no había en otro tiempo”.

*Lo estamos viendo: los partidos políticos, intentan destruir el orden Tradicional y Cristiano de los pueblos. No lo conseguirán. Siempre habrá un pueblo fiel a Cristo: La Iglesia Católica.

*¡Prohibido mentir! Ya habéis mentido bastante desde mayo de 1968. Habéis llenado todas las cloacas de los medios de comunicación. Podéis volver a la verdad. Cristo os ama y quiere salvaros.

Cuando María dijo si

La Virgen María cuando dijo sí

CUANDO MARÍA DIJO SI

DIJO EL ROMERO QUE NO…

QUE NO ME MEREZCO YO

QUE SE SEQUEN SOBRE MÍ

LOS PAÑALITOS DE DIOS.

CUANDO MARÍA DIJO SÍ,

ENSAYO UNA BORRIQUILLA

SU ALIENTO DE MAS CALOR,

PARA UNA NOCHE DE INVIERNO

JUNTO A LA CUNA DE DIOS.

CUANDO MARIA DIJO SÍ,

LA ESPIGA APRENDIÓ LECCIONES

TEOLÓGICAS CON LA VID,

Y UN TEMBLOR DE EUCARISTÍA

PULSÓ LOS PULSOS DE ABRIL.

CUANDO MARÍA DIJO QUE SÍ

SOBRE LAS ZARZAS DEL CAMPO

VOLARON LAS GOLONDRINAS

Y APRENDIERON A LLEVARSE

EN EL PICO LAS ESPINAS.

TODAS LAS COSAS PEQUEÑAS

EMPEZARON A CUMPLIR

SU PARTE EN LA REDENCIÓN

CUANDO MARÍA DIJO QUE SÍ.

(LORCA – MURCIA)

Meditación de los siete dolores y gozos de San José

(Para obtener la gracia de una santa vida y una buena muerte)

  • San José - Niño Jesús - San Juan y cordero¡Oh castísimo esposo de María, glorioso San José! Tan terrible fue para vos el dolor y la angustia de vuestro corazón cuando creísteis que debíais separaros de vuestra Inmaculada Esposa, cuán vivo fue el gozo que experimentasteis cuando el ángel os reveló el misterio de la Encarnación. Os suplicamos, por este dolor y por este gozo, que os dignéis consolar nuestras almas ahora y en nuestros últimos momentos, obteniéndonos la gracia de llevar una vida santa y de morir con muerte semejante a la vuestra, en los brazos de Jesús y de María. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh felicísimo Patriarca, glorioso San José, que fuisteis elevado a la excelente dignidad de padre adoptivo del Verbo Encarnado! El dolor que tuvisteis viendo nacer al Niño Jesús en tan gran pobreza, se trocó bien pronto en gozo celestial, cuando pudisteis contemplar y abrazar al Niño Jesús y cuando conocisteis, por los pastores el canto de los ángeles y fuisteis testigo de los gloriosos acontecimientos de aquella resplandeciente noche. Os suplicamos, por este dolor y por este gozo, nos obtengáis, después de esta vida, la gracia de ser admitidos a escuchar los sagrados cánticos de los ángeles, y gozar del esplendor de la gloria celestial. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh perfecto modelo de sumisión a las leyes divinas, glorioso san José! La vista de la preciosa sangre que el Niño-Redentor vertió en su circuncisión, atravesó vuestro corazón con el más vivo dolor, pero la imposición del nombre de Jesús lo reanimó, llenándolo de consuelo. Obtenednos, por este dolor y por este gozo que, después de haber extirpado nuestros vicios durante la vida, logremos morir santamente, invocando con nuestro corazón y con nuestros labios el santo nombre de Jesús. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh siervo fiel, glorioso San José, que fuisteis confidente de los misterios de nuestra Redención! Si la profecía de Simeón acerca de lo que debían padecer Jesús y María os causó mortal dolor, os colmó también de santo gozo al anunciaros que estos sufrimientos serían seguidos de la salvación de innumerables almas. Por este dolor y por este gozo, alcanzadnos ser del número de aquellos que, por los méritos de Jesús y la intercesión de la Virgen María, resucitarán para ir a la gloria. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh vigilante custodio del Verbo Encarnado, glorioso San José! ¡Cuánto sufristeis para servir al Hijo del Altísimo, particularmente durante la huida a Egipto! Pero, ¡cuánto asimismo debisteis regocijaros de tener siempre a vuestro lado al Hijo de Dios, y ver derribados a su llegada los ídolos de los egipcios! Alcanzadnos por este dolor y por este gozo, que sepamos mantener lejos de nosotros al tirano infernal, huyendo siempre de las ocasiones de pecar, que merezcamos ver desaparecer de nuestros corazones todos los ídolos de las pasiones terrenales, y que consagrados del todo al servicio de Jesús y de María, tengamos la dicha de vivir sólo para ellos y morir felizmente en su amor. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh ángel de la tierra, glorioso San José, que visteis con admiración al Rey de los Cielos sumiso a vuestras órdenes! El consuelo que sentisteis al volver de Egipto fue turbado por el temor de Arquelao: mas, tranquilizado por un ángel, permanecisteis gozoso en Nazaret con Jesús y María. Obtenednos, por este dolor y por este gozo, que, libre nuestro corazón de todo temor nocivo, gocemos de la paz de la conciencia, vivamos seguros en unión de Jesús y María, y entreguemos nuestras almas en sus manos en la hora de nuestra muerte. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ¡Oh modelo de santidad, glorioso San José! Que después de haber perdido sin culpa vuestra al Niño Jesús y haberle buscado durante tres días con profundo dolor, experimentasteis la mayor alegría de vuestra vida al encontrarle en el templo en medio de los doctores. Os suplicamos de lo más íntimo de nuestro corazón, por este dolor y por este gozo, que os dignéis interceder ante Dios por nosotros, para que no perdamos jamás a Jesús por algún pecado grave; y que, si por desgracia, le perdiésemos, le busquemos de nuevo con profundísimo dolor, hasta que le volvamos a encontrar propicio, y sobre todo en la hora de nuestra muerte, para poder gozar de Él en el Cielo, y cantar eternamente allí con vos sus infinitas misericordias. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

 

 

 

Hitos 119

Isabel

Humanidad animal

San Ivo de KermartinSegundo objetivo: La destrucción de la familia, mediante la planificación. Podéis consultar la publicación de UNUSA World population. Tercer objetivo: La desintegración moral y social, a través de la sexualidad. Leed el libro de la UNESCO Hacia una comprensión mundial. Naturalmente, fomentado el desarrollo de los instintos sexuales, desaparecen las diferencias de razas y colores y formaríamos una Humanidad auténticamente animal: habríamos logrado la comprensión mundial. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

El triunfo del Inmaculado Corazón

Es así que teniendo Rusia una pluralidad de resonancias en el mensaje de Nuestra Señora, hay uno que me parece tan singular y específico que ameritaba Su ruego: el Inmaculado Corazón de la Virgen María ha sido agraviado y herido por quienes niegan su Inmaculada Concepción. El día que Su Inmaculado Corazón triunfe sobre Rusia y sus errores, Dios habrá obtenido el universal reconocimiento de la Inmaculada Concepción de su Madre. Y entonces sobrevendrá la paz, pues Nuestra Señora es, como afirma Pío IX, el “firmísimo baluarte (que) destruyó siempre todas las herejías, y libró siempre de las mayores calamidades de todas clases a los pueblos fieles y naciones”. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

  Sociedad sin Dios (51)

Francia se vio sacudida en noviembre 2005 por una oleada de incendios de coches, de fábricas, de colegios, de centros públicos… ¿qué son sino el efecto de una nación que hizo hace un siglo, de la laicidad, su señal de identidad? Una nación que se enorgullece de quitar a Dios de la vida pública, que ha edificado una sociedad sin Dios, desafiando sus leyes, una nación que no aprendió ni escarmentó con su incapacidad para defenderse en las rápidas invasiones de las dos guerras mundiales. (Jaime Solá Grané)

La pasividad del alemán

Las consecuencias políticas de esta doctrina luterana han marcado la historia de Alemania, sobre todo la de Prusia. La pasividad del alemán del norte frente a su gobierno, sea éste monárquico, imperial, republicano o nazi, refleja una teología y una religión cuya negativa de la ley natural exige que el hombre obedezca pasivamente, sin preguntar el “porqué”. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

La mujer

Edith Stein

(Además, en muchos casos, la especialización no es el mejor método, porque la mayor parte de las enfermedades son enfermedades de todo el ser humano, aunque se manifiesten sólo en un órgano; el paciente necesita un tratamiento en su peculiaridad individual como un organismo íntegro).

La democracia morbosa

En Europa, tendió a entenderse como un concepto que identifica el estado de la sociedad con la forma de gobierno. Divulgada como sinónima de igualdad devino un mito y una superstición. De ahí, que, al degradado estamento de los políticos, dada su idiocia, quizá congénita, le resulte ya muy difícil saber, en qué consiste: una consecuencia de la tendencia a seleccionar a los peores (la democracia morbosa de Ortega). Le pasa lo mismo, con más motivos, a la gente corriente, víctima de su propaganda y de la destrucción sistemática del sentido común por la intensa politización del pensamiento creciente desde la revolución francesa, intensificada por el triunfo del modo de pensamiento ideológico totalitario en el siglo XX. La democracia sería en palabras de Borges, “una superstición muy difundida, un abuso de la estadística”. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

Valentía española

Debió haber sabido, por último, que hubo un momento de la Historia -aquel momento extraño y superior de la especie humana, de que habla Taine- en que el Sacro Imperio romano-germánico cumplió dignamente su cometido de cabeza temporal de la cristiandad y brazo armado de la Iglesia: precisamente, cuando la diadema de Carlomagno fue a reposar en las sienes augustas de otro Carlos, del César español Carlos V. De haberlo sabido, ¡cuántos motivos de meditación habría encontrado su inteligencia privilegiada en el hecho misterioso de que la única vez en que la universalidad de jure inherente al Sacro Imperio vino a fraguar en universalidad de Jacto fue cuando su misión excelsa se halló confiada a la decisión apostólica, la valentía y las armas españolas! (Osvaldo Lira – VERBO)

 

 

Sabaticas 60

El Consiliario

Santa Mª Bernarda Bütler - Fundadora*La democracia quiere un mundo sin Dios. Los católicos tenemos que demostrar en todas partes que somos hijos de Dios. También en política.

*Los fundadores y fanáticos seguidores de nacionalismos independentistas, son los mediocres del país. Por eso, desprecian a los grandes hombres que forjaron su patria.

*Cristo dice: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Sin Jesucristo, el hombre es un enigma, una cosa, un animalico. Con Cristo el hombre es una persona, hijo de Dios y heredero del Cielo.

*¿Quién no ha defendido la separación de la Iglesia y del Estado? El Magisterio ha condenado esa proposición. Lo que debemos conseguir es separar la Escuela del Estado que deforma a los alumnos en el relativismo, agnosticismo y ateísmo.