Franco en Directo 73

Francisco Franco - Militar - saludando

La catástrofe del mundo moderno

La gran catástrofe del mundo moderno es y que, al progreso cultural, al avance de la técnica en las naciones, nos corresponda un paralelo progreso espiritual. El complejo en este orden es todavía mucho mayor dentro de cada pueblo. Y sin los valores del espíritu acabarán derrumbándose todos los grandes edificios que se levanten.

(I-IV-1947: Madrid. —Día de la Victoria).

Frente a los siglos calamitosos

La proyección de nuestro Movimiento descansa precisamente en nuestra rebeldía frente a esos siglos calamitosos, que, si en ellos perdimos, sin apenas resistencia, cuanto otras generaciones con sus esfuerzos acumularon, en los tiempos que a nosotros nos tocó vivir, como ya no quedaba qué perder, íbamos irremisiblemente a la desintegración completa de nuestra Patria.

(28-III-1950: Alocución al Frente de Juventudes).

Chispicas 264

Padre Martínez Cano, m.C.R.

San Cirilo y San Metodio* España católica ha sido un milagro histórico. De la Hispanidad puede salir la salvación política del mundo.

* Santa Teresa de Calcuta dijo que: “Lo más fácil del mundo es equivocarse”. Reconozcamos nuestras equivocaciones.

* A muchas personas les gustan Viajar. Vayan ustedes a las misiones católicas. Hallarán un tesoro de caridad. No hay nada más hermoso en el mundo.

* Muchos están convencidos de que la política empezó con la democracia moderna. Con la democracia moderna ha comenzado la desorientación política.

* Dios quiere que todos le amen que se conviertan a su Amor. San John Henry Newman llegó a decir que el Papa era el Anticristo. Todas las personas pueden conocer la verdad y el amor de Dios.

* “Si seguimos ofrendando incienso, al Baal de la democracia, del liberalismo, del consenso con los enemigos de Cristo, solo obtendremos más oprobio y fruto de apostasía” (Luis Fernando Pérez Bustamante).

* “De postre, sólo de postre, recordar a todos los presentes que la Edad Media, época maloliente, como creo haber dicho antes, fue la creadora de los ayuntamientos, los parlamentos, las catedrales, las universidades, el románico y el gótico, las lenguas romances y alguna que otra quisicosa. Lo dicho: pura caverna” (Eulogio López).

Los padres y los hijos

Cardenal Antonio Cañizares Llovera

Sagrada Familia - Corazón de JesúsLa familia es la gran escuela de la sociedad. Constituye el lugar natural y el instrumento más eficaz de aprendizaje y realización del ser hombre, así como de personalización de la sociedad; es, sin duda alguna, “la escuela más completa y rica de humanismo” (GS 52), la primera y fundamental escuela de los valores y de las virtudes más fundamentales de la vida humana. No puede ser suplantada por nada ni por nadie. Así lo reclama no sólo el bien privado de cada persona humana sino el bien común, el bien de la sociedad, inseparable siempre del bien de la persona. La sociedad está, debe estar, al servicio de la familia y de la persona, también en el campo de la educación; debe respetarla y promoverla, también en este campo; no puede sustituirla en modo alguno, ni invadir su inalienable misión.

¿Se quiere volver al pasado y resucitar una nueva dictadura? Porque el artículo 27 de la Constitución, clave y quicio de la Ley Fundamental de nuestra Nación, reconoce y garantiza este deber y derecho de los padres. ¿Se pretende que sea como Cuba, o China, o lo que fue la Unión Soviética donde los hijos eran del Estado y no pertenecían a los padres? Es tan evidente que pertenecen a los padres, que no deberíamos emplear ni un minuto en discutirlo. En el paradigma en que se sitúa la Sra. Ministra, ¿dónde queda la libertad de enseñanza, la libertad religiosa y moral y qué espacio queda para lo que no sea el pensamiento único y dominante? ¿Así se piensa progresar? Esto es un retroceso muy grande. Lo siento. Debe aclararse el Gobierno y no falsear ni engañar, porque va contra el bien común, objetivo ineludible que debería buscarse.