hitosIsabel

El secreto de María

Cuidado con atormentarte, porque no gozas tan pronto de la dulce presencia de la Santísima Virgen. No es para todos esta gracia… y cuando por su gran misericordia favorece Dios con ella, muy fácilmente el alma la pierde, si no es fiel en recogerse con frecuencia. Si tal desgracia te ocurriese, vuélvete dulcemente a tu Soberana y canta tu culpa.

Infinitamente más de lo que aquí te digo, te enseñará la experiencia y tantas riquezas y gracias hallarás en la práctica si eres fiel en lo poco que aquí te enseño, que te quedarás sorprendida y con el alma llena de júbilo. (San Luis Mª Grignion de Montfort)

La mujer

Edith Stein

Recordando cuanto hemos dicho anteriormente, queremos plantearnos ante todo el siguiente problema: ¿la actividad profesional extradoméstica de la mujer es contraria al orden de la naturaleza y de la gracia? Creo que hay que negarlo. Me parece que el orden originario conllevaba la colaboración profunda entre el hombre y la mujer en todas las esferas, si bien con ciertas diferencias. Si este orden primero ha decaído con el pecado, no ha sido eliminado del todo, al igual que la naturaleza no se ha corrompido totalmente: ha conservado sus fuerzas aunque debilitadas y sujetas al error.

Masificación del individuo

Se ha creído en primer lugar poder distinguir en el populismo una evocación de la comunidad política contrapuesta a la ideología individualista. Es un error. El populismo, en efecto, no es en modo alguno “comunitario” (aunque pueda resultar en algunos casos “comunistarista”) y se halla alejado de la concepción clásica del pueblo. Supera el individualismo masificando al individuo o considerándolo como mero elemento de una identidad sociológica. Utiliza, a continuación, al “pueblo” como categoría social, no jurídica. (Danilo Castellano – VERBO)

Confianza en Dios

“Dios guarda a los pequeños; estaba yo postrado y me salvó” (Sal 114, 6)

Para alcanzar el favor y la ayuda del Señor en todas las tentaciones y especial en ésta, aconsejan los santos el desconfiar de nosotros y poner toda la confianza en Dios. Se cuenta que san Antonio, viendo en espíritu todo el mundo lleno de lazos dio voces diciendo con lágrimas: “¿Quién escapará Señor, de tales lazos?” y oyó una voz que le dijo: “El humilde”. Los montes altos son asilados con rayos y tempestades; los árboles grandes son los que arrancan los grandes vientos; pero las cañas, mimbres y plantas humildes, se abaten, y encorvan y doblan a una parte y a otra, se quedan en pie después de las tempestades. (Jaime Solá Grané – La castidad, ayer y hoy)

Estado tiránico

Como había predicho La Civiltá Cattolica, la Iglesia, bajo el régimen de la libertad religiosa liberal y lammenesiana, está más estrechamente ligada y encadenada a un Estado y una sociedad que se hallan como nunca sometidas a voluntades corrompidas e incontrolables y a estafadores disfrazados de hombres de razón y amantes del pueblo. El lema de los católicos liberales, “la Iglesia libre en el Estado libre”, se ha demostrado algo así como la garantía de “una Iglesia esclava en un Estado y una sociedad tiránicamente regidos por la voluntad desnuda de individuos y grupos de individuos”. (John Rao – VERBO)

Homosexualidad y esperanza

Hadden: “En mi experiencia con homosexuales masculinos, casi sin excepción reconocen que estaban mal ajustados ya al comenzar la escuela. Muchos padres se dieron cuenta de que necesitaban ayuda psiquiátrica mucho antes”.

Rekers: “Cuando lo vimos por primera vez, el nivel de su identificación femenina era tan profundo… que sugería determinantes bioquímicos y neurológicos irreversibles. Después de 26 meses de tratamiento, se veía y actuaba como cualquier otro niño. Personas que han visto los videos de antes y después del tratamiento han comentado que son dos niños distintos”. (Asociación Médica Católica – AMCA)

Obligación de la Iglesia

La Iglesia tiene obligación de dar doctrina segura frente a leyes anticatólicas que autoricen el divorcio, el aborto, la eutanasia, el permisivismo pornográfico, los métodos anticonceptivos, el homosexualismo, así como la escuela neutra, atea, y la llamada educación sexual con procedimientos evidentemente corruptores y antipedagógicos, así como la prensa, la Universidad, los espectáculos, y cuantas manifestaciones de la vida pública entrañen alguna relación directa con la moral. (Mn. José Ricart Torrens – Catecismo Social)