Este libro es el proyecto divulgativo más importante realizado hasta el momento en español sobre la compatibilidad entre la ciencia y la fe. Un total de catorce catedráticos y doce profesores de España y América Latina, pertenecientes a trece universidades distintas y de las más diversas disciplinas, aúnan sus sólidos conocimientos y experiencia para ofrecer un texto de alto rigor académico, pero con un lenguaje asequible al ciudadano medio.

Frente a la idea generalizada de que ciencia y fe son incompatibles, y a la confusión generada por escritores de diversas sectas protestantes norteamericanas, los autores ofrecen una lectura completamente diferente. Para ello, despojan a los conocimientos científicos de la capa ideología con la que el materialismo los ha ido recubriendo desde el siglo XVIII. El lector podrá hacerse una idea cabal de la necesaria colaboración que ha de existir entre ciencia, razón y fe, para ensanchar el ámbito de nuestro conocimiento.

Los editores

Francisco José Soler Gil. Es profesor de filosofía en la Universidad de Sevilla. Doctor en Filosofía por la Universidad de Bremen, y miembro del grupo de investigación de filosofía de la física de dicha universidad, además de investigador “Ramón y Cajal” en la Universidad de Sevilla. Ha sido también miembro del grupo de investigación de astrofísica de partículas en la Universidad Técnica de Dortmund.

Manuel Alfonseca. Ha sido miembro del profesorado de las universidades Politécnicas, Complutense y Autónoma de Madrid, siendo profesor titular de universidad desde 1988 y catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos desde 2007. Desde 1993 y está adscrito al Departamento de Ingeniería Informática de la Escuela Politécnica Superior en la UAM, de la que fue director entre 2001 y 2004. Ha trabajado en el centro de investigación UAM-IBM (1972-94), alcanzando en IBM en 1986 la categoría profesional de Asesor Técnico Sénior.

Ha colaborado con científicos de los centros de investigación de IBM en Winchester (Reino Unido), Yorktown Heights, Hamthom, San José y Santa Teresa (Estados Unidos) y Tokyo (Japón).