Padre Martínez m.C.R.

San José, ruega por nosotros.

*

“Sí prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses” ¡Dios mío, qué lejos estamos de tus preceptos! ¿Qué será de los que viven del capitalismo salvaje?

*

Es fácil decirlo: sacar del corazón todos los afectos mundanos, para amar sólo a Dios. Los santos lo han hecho y lo siguen haciendo. Sí, se puede, con la gracia de Dios y el cuidado maternal de la Virgen María.

*

El democratismo no es una nueva política: moderna, progresista, post-moderna… Es el eco terreno del non serviam satánico. La revelación contra Dios y la destrucción de las cosas creadas por Dios.

*

Nuestra alma es inmortal, porque es espiritual. Nuestro cuerpo es mortal por naturaleza. El día de la resurrección universal, será inmortal. Eternamente feliz en el Cielo o eternamente sufriendo en el infierno.

*

Dios dijo a Caín: “la sangre de tu hermano me está gritando desde el suelo”. La sangre de los 45 millones de niños y niñas asesinados cada año en abortorios está diciéndonos: ¡Somos una generación perversa!

*

Jesucristo fundó la Iglesia para la salvación eterna del hombre. Y esa es la misión de la Iglesia Católica. Jesucristo siempre y en todo cumplió la voluntad de su Padre celestial. A los vendedores, profanadores del Templo, los echó a latigazos del Lugar Santo.