noticiasMossén Martínez

                “Interrumpir el embarazo” es un crimen abominable. El gran negocio del capitalismo salvaje abortar es asesinar a un niño indefenso.

Jesús dijo a los judíos que tenia ante Él: “Sois una generación perversa” ¿Qué diría de la nuestra abortista, divorcista, hedonista?

Una pintada dice: “Democracia = merda” me ha recordado el libro de Álvaro de la Iglesia: “Nene caca”. Muchos no se enteran.

San Maximiliano Mª dice que: “un minuto perdido, no se recupera ni con un milagro”. No seamos holgazanes. Combatamos los combates de la fe.

Hay varias guerras en el mundo, pero sólo una que nunca acaba: La guerra de los poderosos contra los niños que viven en las entrañas de sus madres. Ciento de millones de víctimas cada año.

El becerro de oro que adoran capitalistas salvajes (hay muchísimos empresarios honrados) y políticos corruptos, usureros, es el dinero; así se ganan el infierno.

Hay cosas que cuestan entender. Sacerdotes hay que predica enérgicamente contra las injusticias que comete la “sociedad” y, al mismo tiempo, alaba la democracia que asesina millones de niños cada año.