padre canoPadre Martínez Cano, m.C.R.

En su discurso al V Congreso Nacional de la Unión de Juristas Católicos italianos, Pío XII, dijo: “Los Concordatos son para la Iglesia una expresión de la colaboración entre Iglesia y Estado”.

“Por principio, es decir, como tesis, no puede aprobar la Iglesia la completa separación entre los dos poderes”.

¡Oigan! por favor. Somos católicos y españoles. Si no colaboran para nuestro bien temporal y eterno no lograremos el bien común y peligra el bien eterno.

“De la forma dada a las sociedades, conforme o no las leyes divinas depende y se deriva también el bien o el mal de las almas” (Pío XII)

*

Aristóteles decía que el fin de la Comunidad política es la vida virtuosa. Costumbres y tradiciones buenas. Vivir bien, como hombres y mujeres libres.

La politiquería democratista promueve la vida viciosa, costumbres inmorales, leyes corruptoras: lesbianismo, homosexualismo, divorcio, aborto, pornografía, drogas…

La vida virtuosa tiene como fin el bien común en la tierra y la eternidad felicidad en el Cielo.

*

San Ignacio de Loyola, termina la primera semana de Ejercicios con la meditación del infierno. Santos jesuitas introdujeron varias meditaciones con el mismo espíritu de nuestro santo. Solían terminar la primera etapa con la meditación de la Misericordia Divina.

Las tres semanas, o etapas, siguientes se concentran en el seguimiento del Rey eternal. “Conocimiento interno del Señor para más amarle y seguirle”. Amar a Cristo, imitar a Cristo en todo: en la humildad, obediencia, misericordia, caridad… y siempre que sea necesario, en la corrección y el látigo.