Padre Cano, m.C.R.

Que Dios castiga, lo dice Él mismo. Pero, a veces, lo que creemos castigos de Dios, son bendiciones de nuestro Padre del cielo.

*

Es alarmante ver que hay personas incapacitadas para comprender la realidad. Viven en un mundo mágico.

*

Jesús dice a quien quiera seguirle que “se niegue a sí mismo”. Practicar las virtudes. Imitar a Cristo. Ir contracorriente.

*

Dice mi vecino que no sabe de ningún animal que rece. Y añade, socarronamente: no seamos animales. Recemos. Hablemos con Dios.

*

Dejémonos de sentimentalismos. La democracia cristiana introdujo en Italia las leyes del divorcio y del aborto.

*

¿Encuentros entre culturas, diálogos interreligiosos?… Convertir infieles y descafeinados para que se salven eternamente.

*

Cuando el Vaticano II habla de la autonomía de las cosas creadas no dice nada de la secularización. El Concilio habla de la sacralización del mundo.

*

Los “sabios” de este mundo, dicen y escriben maravillas del “siglo de las luces”. La única luz que ilumina al mundo es Cristo.

*

El racionalismo ha encadenado la razón. El voluntarismo ha corrompido la voluntad. Solo la verdad nos hace libres: Cristo.

*

“Nos hiciste Señor para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti” (San Agustín). Un hombre que no busca la verdad está despersonalizado.

*

El cardenal Merry del Val solía decir: “La virtud siempre va contracorriente”. Lo importante es practicar las virtudes.

*

Es absurdo pensar que la vida es el camino hacia la muerte. A la vida temporal sigue la vida eterna: Eternamente feliz en el cielo o eternamente desgraciado en el infierno.

*

¿Izquierdas y derechas? Seguimos trasnochados. La verdad es la realidad de las cosas. La mentira es la propaganda partidista.