Pablo

La guinda del buenísimo

Sagrada Familia y Espíritu SantoLa guinda del buenismo rampante es olvidar el grave error que significa olvidar o negar los pecados y al mismo tiempo condenar el negacionismo de algo tan discutible como que el supuesto calentamiento climático sea debido al hombre, apoyándose en un pretendido consenso científico-globalista que ignora que hubo muchos cambios climáticos, incluso grandes glaciaciones antes del hombre. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

Empeño contra el cristianismo

Como lo explica el escritor polaco Bronislaw Wildstein, la derrota económica del comunismo hizo que se borraran las diferencias anteriores entre socialistas y liberales. Los primeros aceptaron en principio la libertad económica, y se concentraron en la revolución cultural. Los segundos fueron aceptando cada vez más el control creciente del gobierno y de los organismos internacionales en la economía, y se dejaron llevar sin objetar por los marxistas culturales en su empeño contra el cristianismo, contra la identidad nacional, en su apuro de re-proyectar la sociedad, la familia y hasta el ser humano y su identidad sexual. (María Virginia Olivera de Gristelli – CÁRITAS in VERITATE – INFOCATÓLICA)

Libro alta ironía teológica

El joven sacerdote Giacomo Biffi, que después fue obispo y cardenal, al confrontarse en los años 70 con ideas que crecían en el pueblo de Dios, escribió: “Todas me parecían bellas y fascinantes , pero no veía en ellas el fundamento evangélico, que después se encontró en la ficción literaria de un manuscrito y que dio origen a un libro de alta ironía teológica -El quinto evangelio-, en el que un evangelio distinto justificaba novedades no evangélicas, sino consideradas una vuelta a las enseñanzas genuinas de Jesús”. (Riccardo Barile – NUOA BUSSOLA QUOTIDIANA)

Masones ínfima minoría

En la entrevista en La Contra TV explica como en Francia los masones llevan tres siglos en el poder siendo una minoría de personas que impone sus ideas al resto. Y pone el ejemplo de la Fraternidad Parlamentaria, formada por masones de todas las obediencias. Las cifras son muy llamativas pues intentan influir en las leyes y para ello entre el 20 y 25 % de los parlamentarios franceses son masones, ya sean de derechas o izquierdas. En total en Francia hay entre 150.000 y 170.000 masones, el 0,3% de los franceses adultos. “Una ínfima minoría de personas quiere imponer a la mayoría sus ideas masónicas”. (Serge Abad Gallardo)

Error gravísimo

Por todo ello, es tremendamente insensato reaccionar ante el terrorismo yihadistas favoreciendo al Islam moderado en nuestras sociedades. No me cansaré nunca de repetir que cualquier concesión hecha a las mezquitas para darles ejemplo de tolerancia, a fin de que los terroristas se aplaquen un poco, constituye un error gravísimo. Porque sólo los tontos ignoran, aunque el número de ellos crece y crece, que el terrorismo no es ciego, ni ilógico, ni absurdo; que el terrorismo siempre saca tajada social y política, o al menos aspira a ello. Y el Daesh tampoco es una excepción. (Enrique Álvarez)

La situación es más complicada

Si fuese simplemente esto lo que la Iglesia tuviera que afrontar en esta sociedad en general, la tarea sería muy parecida a la del siglo I -una tarea misionera, una llamada a la conversión, a una nueva visión del hombre, a un nuevo modo de vida, a una nueva disciplina para sostener una nueva esperanza-. Pero no, la situación es más complicada que esto. Porque, en Occidente, todo esto ha entrado en la Iglesia. Está dentro y fuera. Es celebrado en murales y en liturgias. Por lo tanto hay quien piensa que la Iglesia no tiene opción, tiene que cambiar su propia visión del sexo y del matrimonio y del mismo cuerpo. (Douglas Farrow)

Pudor y castidad  (58)

El adolescente sano desarrolla una inclinación claramente heterosexual, pero la inmadurez de su tendencia se manifiesta en que todavía es general, hacia las personas del otro sexo. -El adulto casado que ha alcanzado la madurez personal, centra su sexualidad en una sola persona, su esposa, y ese amor lo hace incapaz de enamorarse de otras; y viceversa. Por eso Gregorio Marañón, con otros autores, veía una clara inmadurez sexual en la figura de un “Don Juan”, capaz de enamorarse de muy diversas mujeres. – El cristiano célibe, por su parte, de tal modo se enamora de Cristo, por especial gracia de Dios, que este amor le hace incapaz de enamorarse de una persona humana concreta, haciéndolo al mismo tiempo capaz de amar a todas las personas, con una admirable caridad universal y difusiva, oblativa, no posesiva. (José María Iraburu)