Isabel

Sacrificarlo todo

ST.-SEBASTIAN-680x675En La Vendée esa rebelión cristalizó de forma armada, sostenida y por momentos victoriosos, lo que decidió al Comité de Salud Púbica a adoptar medidas de exterminio puro y simple. El general Grignon, al mando de la primera columna que asaltó la región en 1794, pudo pues arengar así a sus tropas: “Camaradas, entramos en el país insurrecto. Os doy la orden de entregar a las llamas todo lo que sea susceptible de ser quemado y pasar al filo de la bayoneta todo habitante que encontréis a vuestro paso. Sé que puede haber patriotas (ciudadanos afectos a la Revolución) en este país; es igual, debemos sacrificarlo todo”. (Carmelo López-Arias – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer

Edith Stein

A esta formación religiosa debe agregarse en toda educación humana una iniciación al conocimiento humano y a la actividad humana, para que se pueda introducir la enseñanza en la historia y literatura, en la biología, psicología y pedagogía (naturalmente en forma sencilla acomodada a la capacidad de aprender); pero tal enseñanza será fecunda si primero se da la reflexión y acción, dirección y ocasión para la vida práctica. Las materias que educan de una manera particularmente formal: la enseñanza de las matemáticas y de las ciencias naturales y de la gramática de la lengua no deben faltar en el interés de la educación del entendimiento. Pero no debe exigirse más de lo que se puede trabajar sin recargo y sin poner en peligro lo realmente esencial.

Liderazgos mágicos

Las democracias que se dicen no enfermas de populismo dan muestras, también, de usar recursos similares. Cualquiera puede traer a la memoria líderes democráticos que usan y abusan de los medios, que ofrecen al pueblo ventajas y prometen años dorados, que inflaman las almas con el llamado a la unidad nacional, a la democracia o a la libertad, etc. Y los marxistas y sus secuaces tampoco pueden protestar, pues siempre han celebrado el personalismo político (de Lenin en adelante hasta Fidel y el Che) y trabajado por construir la “vanguardia del proletariado” y el “partido de la revolución”. De los liderazgos mágicos, deberían callar unos y otros. (Juan Fernando Segovia – VERBO)

La muerte huirá de ellos (34)

También hoy día, el estigma del mal parece que protege a los que abortan, a los homosexuales, a los que machacan al pobre… pero es que les está reservado un castigo más prolongado y más doloroso. Como a Caín la señal del mal les protege para que nadie les pueda matar: Dios se reserva la venganza. Caín es el primer hombre excluido de la comunidad de Dios y para los siglos venideros será el representante de la humanidad alejada de Dios y de su santo servicio. En el Infierno, “buscarán la muerte y no la hallarán, y desearán morir y la muerte huirá de ellos”. (Jaime Solá Grané)

La libertad gnóstica de Lutero

La libertad que, para ser tal, debe rechazar leyes, recordatorios, indicaciones, guías espirituales (institucionales y personales). En breve, la libertad debe ser ejercida con el único criterio de la libertad, esto es, con ningún criterio. No es la verdad, pues, la que hace libres, como se lee en el Evangelio (Jn., 8, 32), sino la libertad. La libertad que reivindica Lutero es la libertad gnóstica, esto es, la que rechaza servir libremente, porque pretende dominar solamente afirmándose a sí misma. (Danilo Castellano – VERBO)

Ateísmo escolar

Dialectizar es procedimiento marxista. Oponer la familia, con su misión de catequizar y educar cristianamente, a la escuela como centro aséptico únicamente apto para las materias profanas, procede de una mentalidad desencarnada, angelista, que reduce toda la vida religiosa a la intimidad. Y como que para el hombre la neutralidad es un camino falso y una vía muerta, ofrecer toda la cultura en forma neutra -que engloba una cierta filosofía de la vida y unos juicios de valor sobre la moral y la historia-, es prácticamente implantar el ateísmo escolar. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Nuestras sociedades son materialistas

Ahora bien, que el hombre viva encerrado en un mundo material y sea esclavo de las condiciones materiales de la vida, ¿no es acaso la imagen hodierna de la humanidad? ¿No se repite hasta la saciedad que nuestras sociedades son materialistas y que esta impronta colma de sentido la vida en estos tiempos? ¿Es que los hombres podrían vivir de otra forma? No pueden, responde el marxismo comunista, pues los hombres viven no según sus ideas o su voluntad; sólo pueden vivir de acuerdo a las condiciones materiales de su existencia. (Juan Fernando Segovia – Verbo)