Misionero evangelizando en América

JEAN DUMONT, Historiador francés

PRÓLOGO

Es llamativo el desconocimiento que tiene el universitario y en general el pueblo español de su tradición histórica. El pasado parece no interesar, se considera como algo inútil, incluso rémora que dificulta el avance hacia el futuro, hacia el progreso. Sin duda, este menosprecio tiene su origen en la filosofía ilustrada y su intento de romper todos los lazos con la tradición, olvidando que de este modo se destruye a la persona y al pueblo. Hace algunos años el famoso filósofo C. Levi-Strauss hacía esta aguda crítica al pensamiento occidental: “Hemos metido en la cabeza de la gente que la sociedad surgía del pensamiento abstracto, cuando está hecha de costumbres, de imágenes y que, triturando éstas bajo el molino de la razón, pulverizamos unos modos de vida fundados sobre una larga tradición… Una sociedad no se puede mantener sino atada incondicionalmente a unos valores”.

En el caso de España es muy probable que a esta mentalidad ilustrada se añada un complejo de inferioridad, una vergüenza de su pasado histórico. Durante siglos hemos leído nuestra historia con los ojos de aquellos que se oponían o rechazaban la posición cultural, social o política de España. La historia ha sido en manos del poder político y económico triunfador un arma utilísima para derrotar definitivamente a la que era considerada como enemiga y contrincante.

Quizá la época más deformada y difamada de nuestro pasado histórico sean los orígenes de la España moderna. La conmemoración del V Centenario del descubrimiento y la evangelización del continente americano ha sido una nueva ocasión para repetir los tópicos y juicios negativos de aquella gran proeza que llevó a cabo la Iglesia de España. Urge una revisión histórica distante de las posiciones ideológicas dominantes y cercana a los documentos y fuentes que nos ha legado esta época.

Para responder a esta necesidad el AULA DE TEOLOGÍA, una iniciativa de la Delegación de Pastoral Universitaria en colaboración con la Universidad Complutense, organizó un curso semanal dirigido por uno de los mejores especialistas: el profesor francés Jean Dumont. Después de los estudios jurídicos, Jean Dumont ha sido director de grandes editoriales francesas (Amiot-Dumont, Grasset, François Beauval). Se ha especializado en el encargo, la elaboración y la publicación de centenares de libros de historia, antes de escribir sus propios libros, que han marcado la edición histórica de estos diez últimos años. Empedernido conferenciante, ha viajado por toda Europa dando centenares de conferencias. Ha sido amigo y colaborador del “príncipe de los hispanistas”, Marcel Bataillon. Posee documentos originales de la historia de España, inéditos, tales como las Constituciones de la Iglesia de Badajoz por Alonso Manrique (1500), los archivos de la familia política de Cervantes, los Salazar de Esquivias, y ejemplares de Don Quijote (1500-1580), los archivos de familia de los erasmistas Alonso y Juan Valdés (1380-1540).

El curso se impartió en la Universidad Complutense y tuvo lugar en la Facultad de Geografía e Historia los días 29 y 30 de noviembre y 1, 2 y 3 de diciembre de 1993. A lo largo de las sesiones el profesor francés abordó temas tan controvertidos como Isabel la Católica, la Inquisición, la Evangelización de América, La Leyenda negra, la influencia de la Revolución francesa. El interés de las lecciones, la novedad y el realismo de la exposición, la atención y fidelidad a las fuentes con las que desarrolló el curso Jean Dumont son los motivos que nos han llevado a su divulgación. Esperamos que esta publicación, con la que comenzamos la colección Cuadernos del Aula de Teología, sea una ayuda para desvelar toda la verdad histórica de aquellos siglos tan decisivos.

JOSÉ MIGUEL GARCÍA
Delegado de Pastoral Universitaria

28 de enero de 1994,
festividad de Santo Tomás de Aquino