bibliaMaría

Los malvados son como animales, nacidos y destinados a que los cacen y los maten, por maldecir lo que no conocen, y se corromperán con su misma corrupción.

Los malvados se extraviaron, dejando el camino recto y metiéndose por la senda de Balaán de Bosor, que se dejó sobornar por la injusticia. (2º Pedro 2, 9-22).

                                                                                                              *

Me presentaré ante el rey, incluso contra su orden. Si hay que morir, moriré. (Reina Ester)

                                                                                                              *

Os digo, pues: todo aquel que se declare por mí ante los hombres. También el Hijo, del hombre se declarará por él ante los ángeles de Dios. (Lucas 12, 8)

*

A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, y después de esto no pueden hacer más. Os voy a enseñar a quién tenéis que temer. Temed al que, después de la muerte, tiene poder para arrojar a la gehena. (Lucas 12, 4-5)

 *

Todos tenemos que comparecer ante el tribunal de Cristo, para recibir, cada cual, por lo que haya hecho mientras tenía este cuerpo, sea el bien o el mal. (2 Cor. 10)

*

“Ninguna mentira viene de la verdad”. (2 Jn. 2, 21)

*

La mujer no llevará prendas de hombre ni el hombre se vestirá con prendas de mujer, porque el que hace eso es una abominación para el Señor, tu Dios (Deuteronomio 22, 5)