Padre Alba IRvdo. P. José María Alba Cereceda, S.I.
Meridiano Católico Nº 165, septiembre de 1992

Quisiera hoy llamar la atención de todos vosotros para que formemos unidos una retaguardia de oración por nuestros hermanos, que embarcados en la carabela Niña III, cruzarán el Atlántico siguiendo la ruta colombina, y con el mismo espíritu que presidió la evangelización y el descubrimiento de América.

Vuestra oración diaria al comienzo del día y al fin del día puede ser ase “Oh Dios que concediste a los israelitas un camino seco en medio del mar, y diste a los Magos de Oriente una estrella para que los guiase, concede a tus siervos una navegación próspera y un tiempo dichoso, para que también ellos un día, después de pasar por las mundanas vanidades, alcancen finalmente el puerto de la eterna bienaventuranza. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.”

Ellos van con Javier Borrull como sacerdote, para conmemorar dignamente el V Centenario de la gran expansión cristiana de los siglos XV y XVI. Fue verdaderamente una epopeya cristiana que se fundamentó en el extraordinario heroísmo de los descubridores y conquistadores, en la santidad de innumerables misioneros, cuyo número sólo Dios conoce, en la clarividencia de unos reyes, admirables por sus virtudes y alteza de miras, -la santa reina Isabel, la nobleza invencible de Carlos I y la pura intención de ser, por encima de todo, monarca católico de Felipe II- y finalmente por la intrepidez católica de todo un pueblo que se sintió llamado por Dios para evangelizar la mitad del orbe y dilatar los espacios de la fe para gloria de la Iglesia Católica.

Eso es lo que nuestros hermanos con un lenguaje de hechos, con algo espectacular, que impacte la sensibilidad adormecida quieren realizar Los españoles de hoy, adormecidos por las propagandas oficiales y los tópicos anticatólicos, podrán al menos por una vez, por boca de jóvenes que no han querido doblar sus rodillas ante el becerro de oro, oír la proclamación de las verdades históricas que hicieron a España la nación que ha civilizado más, y que ha evangelizado más, que todas las otras naciones juntas.

Hoy que vemos cómo las sociedades modernas que se han edificado sin Dios, se vuelven contra el hombre, nuestros hermanos P. Borrull, Ignacio Borrull, Javier Andrés, Jesús Catalán y José Mª Serra, en unión de dos jóvenes canarios y tres navarros, quieren proclamar ante la faz del mundo que nada sin Dios en la vida del hombre y de la sociedad.

Es gloria de nuestra Asociación y de nuestra Unión Seglar tener tales hombres en su seno.

Para que la Virgen Santísima del Carmen, Patrona de la gente del mar, les lleve a buen puerto y les libre de todos los peligros, nuestra oración por ellos todos los días.