Papa Francisco

Por lo tanto, la oración es la primera garantía para evitar cualquier actitud de dureza, que juzga inútilmente al pecador y no al pecado. En la oración es necesario implorar el don de un corazón herido, capaz de entender las heridas de los otros y de curarlas con el aceite de la misericordia, aquel que el Buen Samaritano derramó sobre las heridas de aquel desgraciado, de quien nadie tuvo piedad (cf. Lc 10, 34).

En la oración debemos pedir el precioso don de la humildad, para que quede siempre claro que el perdón es un don gratuito y sobrenatural de Dios, del que nosotros somos simples, aunque necesarios, administradores por la misma voluntad de Jesús; y Él se complacerá ciertamente si hacemos un uso extensivo de su misericordia .

Papa Benedicto XVI

Se equivoca quien piensa que la misión profética de Fátima está acabada. Aquí resurge aquel plan de Dios que interpela a la humanidad desde sus inicios: “¿Dónde está Abel, tu hermano? (…) La sangre de tu hermano me está gritando desde la tierra” (Gen 4, 9). El hombre ha sido capaz de desencadenar una corriente de muerte y de terror, que no logra interrumpir…  (Benedicto XVI, homilía de la misa en la explanada del santuario de Fátima 13 de mayo del 2010).

Cardenal Antonio Cañizares

Cualquier sistema educativo debería tener muy en cuenta esta situación; pero no la tiene. Por supuesto que una de las grandes preocupaciones debe ser el fracaso escolar en los aspectos cognitivos para poder vivir en una “sociedad del conocimiento”. No voy a restar ninguna importancia a esta loable preocupación o a este interés. Pero el fracaso más hondo está en algo más fundamental y originario: está en la educación de la persona, en la que no debería faltar la respuesta por las grandes preguntas insoslayables e irreprimibles sobre el hombre, sobre su sentido, sobre su destino, sobre la verdad última, sobre el ser personal de cada uno; sin esto no hay formación moral ni formación para la convivencia. Sin esto no hay una educación, sin esto no hay hombre, no hay persona. La persona, precisamente, para serlo plenamente, necesita aprender el arte de vivir como hombre y le corresponde al hombre. Esto es lo que demandan los jóvenes: que se les enseñe y muestre ese arte de vivir.

Cardenal Orani Joao Tempesta

Sobre la situación de los infantes amenazados por el aborto, el cardenal indicó que la situación crea para Brasil, algo parecido a lo que muestra el Apocalipsis en su narración sobre “la mujer que está a punto de dar a luz un hijo y que es perseguida por el dragón que anhela violentamente devorar al niño por nacer”. “Y este dragón ahora tiene un nombre: se llama “cultura de la muerte”, y lleva a cabo su vuelo asesino sobre nuestras cabezas, a través del aborto, cobrándose vidas.

Arzobispo Francisco Pérez González

Otro tema pero que va en parecida relación es la meditación transcendental. En el año 2011 el Papa Benedicto XVI calificaba como muy peligroso que se enseñe la meditación transcendental (Yoga, Reiki, Nueva Era) puesto que de estas experiencias provienen frutos que son muy amargos. El riesgo es que se puedan transformar en unos métodos autónomos de “redención” desprovistos de un verdadero encuentro entre Dios y el hombre. El precio de estas prácticas es perder la fe, la perversión de la relación hombre-Dios y una profunda desorientación del ser humano. Estamos en un momento muy propicio para seguir ofreciendo el Evangelio como la mejor medicina espiritual y que tanto sana la interioridad del ser humano. Solo desde el amor de Jesucristo Salvador se puede vivir la armonía personal y social.

Cardenal Osoro Sierra

El grito del ciego de Jericó para que lo atendiese el Señor es el grito que todo ser humano, consciente o inconscientemente, da en su vida: tiene necesidad de la cercanía de Dios. Aunque muchas veces ni sepa quién es o no tenga noticia de Él, siente necesidad de Alguien que le quiera incondicionalmente; por eso grita y grita y no para hasta que Dios se acerca a su vida y experimenta su amor. El ser humano no puede vivir sin el amor más grande. Y ese solamente lo puede dar Dios. Aquella cercanía de Jesús, que le dijo al ciego: “¿Qué quieres que haga por ti?”, es la que necesita todo ser humano.

Obispo Luis Argüello

Y desde ahí surge una nueva intolerancia, que es la de ser intolerantes con aquellos que salimos a la plaza pública ofreciendo un modelo, que es lo que ha pasado estos días. Solo el hecho de presentar una referencia provoca una reacción desmedida de rechazo. Al margen de las actuaciones administrativas, y de la posibilidad de que el Ayuntamiento se haya excedido en la interpretación de la legalidad, lo verdaderamente sorprendente de todo lo ocurrido es que la presentación de esta referencia se haya considerado como algo intolerable, bajo capa de decir que genera odio. Y se dice que esas ideas deben ser retiradas de la vida pública. Y eso es grave porque tiene muchas repercusiones. Como hemos visto con un colegio de Madrid al que se amenaza con retirarle el concierto y al que se le imponen sanciones.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Como experiencia de muchos años nuestra diócesis cuenta con el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae que viene ayudando a muchas familias año tras año de manera gratuita. Es una experiencia consoladora y que genera mucha esperanza porque podemos constatar que es cierto que “para Dios no hay nada imposible” (Lc 1, 37). Los profesionales y orientadores familiares son testigos de muchos milagros a la vez que constatan la necesidad de una buena educación para el diálogo amoroso, para salir del analfabetismo afectivo y para hacer descansar su matrimonio sobre la roca que es Cristo. Cuando las personas se dejan curar y descubren la terapia del perdón los caminos se allanan. Con la fuerza de la fe y la gracia todo se hace posible.