pensarJosé

Fe, amor, esperanza: estos son los ejes de la vida de San José y los de toda vida cristiana. La entrega de San José aparece tejida de ese entrecruzarse de amor fiel, de fe amorosa, de esperanza confiada.

San Josemaría Escrivá

San José gobernaba su familia ‘como aquel que sirve’. Él nos enseña que se puede amar sin poseer y nos desvela el secreto de vivir en presencia del misterio. En él no hay separación entre fe y acción, porque su fe orienta de forma decisiva sus acciones. Es un ‘hombre justo’ porque su existencia se ‘ajusta’ siempre a la palabra de Dios».

Benedicto XVI

Si toda la Iglesia está en deuda con la Virgen María, ya que por medio de ella recibió a Cristo, de modo semejante le debe a San José, después de ella, una especial gratitud y reverencia.

San Bernardino de Siena

Así también nosotros, al inicio de este ayuno, casi al volver una primavera espiritual, limpiamos las armas como los soldados; afilamos la hoz como los agricultores; como los marineros disponemos la nave de nuestro espíritu para afrontar las olas de las pasiones absurdas; como peregrinos reanudamos el viaje hacia el cielo; y como atletas nos preparamos para la competición despojándonos de todo.

San Juan Crisóstomo

Cuaresma es un «camino»: un camino que comienza desde la oscuridad y llega a la luz.

Cardenal Giacomo Biffi

Esto dice el Señor:«Conviértase a mí de todo corazón, con ayunos, lágrimas y llantos. Desgarren su corazón, no sus vestiduras; conviértanse al Señor, su Dios, porque él es clemente y misericordioso, lento a la ira, rico en amor y siempre dispuesto a perdonar.

Joel 2, 12-18

El Ayuno, ha de consistir mucho más en la privación de nuestros vicios que en la de los alimentos.

San León Magno

No dejar nunca la penitencia para la vejez, cuando las fuerzas ya no lo acompañan a uno.

San Juan Bosco