Pablo

Diálogos con los cristianos no católicos

Papa Francisco - Tú eres PedroDiálogos con los cristianos no católicos, para recordarles el mensaje de Unidad de Nuestro Señor Jesucristo “tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” y que seguimos amando y esperando a quienes dejaron de creer en esa piedra angular de nuestra Religión. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

17  Para obispos masones

Sofocad las escuelas católicas, impidiendo las vocaciones religiosas femeninas. Decid a las Religiosas que son trabajadoras sociales mal pagadas y que la Iglesia está en camino de eliminarlas. Insistid en que los educadores laicos de escuelas católicas deben recibir los mismos sueldos que los de las escuelas públicas. Emplead maestros no católicos y/o en pecado mortal público. Los sacerdotes deben recibir igual remuneración que la que reciben el resto de los profesores. Todos los sacerdotes deben abandonar las sotanas, de manera a ser aceptados por todos. Ridiculizad a aquellos que las sigan usando. (EMPENTA)

47  Pudor y castidad

Nos manda, pues, Jesús en estas frases del Evangelio referidas a la castidad, que evitemos las malas miradas, que anticipan los malos deseos, que fácilmente llevan a otros pecados de lujuria. No ordena, por supuesto, que realicemos ninguna amputación, que sería un pecado, sino que con su gracia dominemos el ejercicio de nuestros sentidos, no mirando con mal deseo aquello que puede inducirnos al pecado, y apartándonos, de toda ocasión próxima de pecado. (José María Iraburu)

Católicos preocupados

Como dije en mi breve intervención en el Sínodo, no sólo los católicos estaban preocupados y rezando mucho, sino también otros cristianos, sabiendo que si la Iglesia Católica hubiera cedido al espíritu del mundo habría sido muy difícil que sus iglesias resistieran. Durante su visita a Rumania, en 1999, el Santo Papa Juan Pablo II habló de la comunión en el martirio de los católicos y ortodoxos que dieron su vida por el Evangelio durante el régimen comunista. (María Virginia Olivera de Gristelli – AVE MARÍA)

El apetito de poder de unos sobre otros

No hay nada “natural” en el hombre, sino que todo es fruto de relaciones de poder entre grupos y personas. Todo se reduce al apetito de poder de unos sobre otros. Este modo de pensar, su modo dialéctico de entender la realidad, no implica vincularlo con las concreciones políticas históricas del marxismo: países comunistas, movimientos guerrilleros, incluso (no necesariamente) partidos comunistas. Hoy la ideología de género está de hecho presente en partidos liberales y llamados “de derecha”. En Argentina aparece en todos los principales partidos (aunque no en todos sus miembros). Esto se debe a que su interés no es político partidario sino cultural. (Alejandro Díaz – HISPANIDAD)

Lutero libertador

Casi todo el mundo sabe que el régimen de los siervos duró en Rusia hasta el siglo XIX, pero se ignora que en Alemania también, notablemente en las zonas protestantes. Uno de los primeros estados en abolir las leyes de servidumbre fue la católica Baviera en 1808, pero el proceso no culminó hasta mediados del siglo en la zona oriental. Bien. Esto por lo que respecta a Lutero como libertador social. Vamos ahora a Lutero como libertador mental.  (Mejor no hacer caso – INFOCATÓLICA)

Odio contra la religión

Afirma Eduardo Palomar Baró: “visto ahora desde la perspectiva del tiempo, sería absurdo negar que, con la difusión del documento, la Iglesia española se decantaba claramente del lado de uno de los dos bandos que en esos momentos se enfrentaban en una sangrienta guerra civil, el nacional. Pero no lo sería menos ignorar que al tomar tal actitud no lo hacía en función de unos condicionamientos ideológicos o confesionales, sino forzada por una situación que la había convertido en parte esencial del conflicto. “Bastaba la circunstancia de ser sacerdote para merecer la pena de muerte” (Madariaga: “España”). O como escribe Hugh Thomas: “posiblemente en ninguna época de la historia de Europa y posiblemente del mundo, se ha manifestado un odio tal contra la religión y todo cuanto con ella se encuentra relacionado” (“La guerra civil española”). (Eduardo Palomar Baró)