Padre Martínez Cano, m.C.R.

*Corazón de Jesús, saturados de oprobios, ten misericordia de nosotros.

Jesucristo y María Magdalena.jpg*Es verdad que hay que odiar el pecado, pero no al pecador. No odiar, pero si combatir contra los que odian a la iglesia. Antonio Rivera, joven defensor del Alcázar de Toledo, animaba a sus compañeros, gritando: “¡Tirad, pero tirad sin odio!”.

*Si las fuerzas de la Iglesia Católica estuviera bien organizadas y movilizadas, el mundo sería de Cristo. Cristo necesita nuestra colaboración. Él nos dijo: “id al mundo entero y predicar el Evangelio”.

*”El derecho de gentes se encuentra en el polo opuesto de la Revolución Francesa que subjetiviza los derechos humanos, permitiendo a las masas ir contra la naturaleza o cambiar el orden moral”. (Luis Fernández Suárez). Está más claro que el agua de mi pueblo. ¿Por qué las masas no lo ven? Esa es la tarea de los partidos.