Padre Martínez Cano, m.C.R.

*Bendita sea su gloriosa Asunción.

Sangre de Cristo - salvame*Rvdo. Padre Spadaro SJ, he leído que Usted es imbécil y deplorable. Como buen hermano, le recuerdo las palabras de San Ignacio: sí del amor de Dios me olvidaré, por mis faltas, que el temor del infierno me impida cometer un pecado.

*El salmo 24 dice: “Las sendas del Señor son misericordia y lealtad para los que guardan su alianza y sus mandatos”. Señores eclesiásticos, si elimino la segunda parte estoy engañando a los fieles, estoy mutilando la palabra de Dios.

*El hombre moderno y democratistas, se ha hecho esclavo de sí mismo. Niega la existencia de Dios y proclama la autonomía absoluta de un hombre que ha inventado su fantasía; un ser que tiene que saciar siempre sus instintos animales, porque no tiene familia, ni patria…

*Estaba haciendo el postulantado, Santa María Faustina kowalska, cuando su Ángel de la Guarda la llevó a visitar el Purgatorio. Su narración termina con estas palabras: “Las llamas quemaban a las almas. Salimos de esa prisión de sufrimiento”. Entonces oí una voz interior que decía: “Mi Misericordia no quiere esto, pero mi Justicia lo demanda”. Desde esa ocasión, yo estoy en comunión más cercana con las almas en pena”.