Papa Francisco

papa-francisco-misa-de-gallo-navidad-2013Muchas veces, cuando somos humillados o nos sentimos humillados por alguien, en seguida nos sale responder o defendernos. En cambio, hay que mirar a Jesús, que estaba callado en el momento de la humillación más grande. Y no hay humildad sin aceptación de las humillaciones. Por tanto, humildad no es solo estar quieto, tranquilo. No, no. Humildad es aceptar las humillaciones cuando vienen, como hizo Jesús.

Cardenal Cañizares

Pero además, agrega, “deberíamos entrar más a fondo en el tema de la unidad de España, del valor moral de la unidad de España. El problema de los nacionalismos no es exclusivo de nuestro país. Está Italia con el norte, en Francia con Córcega, en Alemania con Baviera, en Bélgica con Flandes, en Reino Unido con Escocia… Es un tema muy actual”. Por esto mismo, Cañizares asegura que “sería muy oportuno que en estos momentos se hiciese una calificación de la no legitimidad del secesionismo en países democráticos. Es lo que el Papa está diciendo. A veces se acude al Papa para otras cosas y no para esto”.

Cardenal Walter Brandmüller

En pocas palabras, se trata de la pregunta: ¿puede hoy ser bueno algo que ha sido un pecado ayer? Además, se plantea la cuestión de si hay verdaderamente -como dice la enseñanza continua de la Iglesia- actos que son siempre y en todas las circunstancias moralmente reprensibles. Como en el caso del asesinato de una persona inocente, o también el adulterio, por ejemplo. A eso es donde vamos. Si la primera pregunta ahora se responde con “sí” y la segunda pregunta con un “no”, entonces esto sería una herejía y, por consiguiente, un cisma. La división de la iglesia.

Cardenal Leo Burke

De Cristo o del mundo. La misma disyuntiva, hoy más que ayer: “Cuánto más hoy, cuando las ideologías, bajo la batuta de un único gobierno mundial -incluso en ciertos sectores de la Iglesia- violan la ley moral y carecen de cualquier fundamento en el plan de Dios para nosotros”. Las doctrinas heréticas del modernismo fluyen desde “un racionalismo y sentimentalismo que aleja a las almas de la fe misma”, “los partidarios del error” se encuentran dentro y fuera de la Iglesia, entre laicos y entre sacerdotes.

Cardenal Robert Sarah

Los vandeanos oyeron la llamada que Cristo nos lanza en el Evangelio de hoy: “¡Confiad! ¡Soy yo, no temáis!” Cuando rugía la tempestad, cuando la barca hacía aguas por todas partes, no tuvieron miedo… tan seguros estaban de que, más allá de la muerte, el Corazón de Jesús sería su única patria. Hermanos míos, los cristianos necesitamos ese espíritu de los vandeanos. ¡Necesitamos ese ejemplo! ¡Como ellos, tenemos que abandonar nuestros campos y cosechas, dejar sus surcos, para combatir no por intereses humanos, sino por Dios!

Cardenal Müller

Cuidado: se pasa la percepción de una injusticia por parte de la Curia romana casi por fuerza de inercia podría ponerse en modo una dinámica cismática, difícil de reparar después. Creo que los cardenales que han expresado sus dudas sobre Amoris Laetitia, o los 62 firmantes de una carta con críticas incluso excesivas al Papa deben ser escuchados, no liquidados como “fariseos o quejosos”. La única manera de salir de esta situación es un diálogo claro y franco.

Cardenal Sturla

“Nos ha recomendado el libro “Latinoamérica” de Hernán Reyes y también “El Señor del mundo”, de Benson, que cuenta proféticamente, dijo el Papa, un final del mundo donde la fe católica va siendo minoritaria frente a toda esa mundanización de estilo masónico que de algún modo se adueña del mundo”

San PÍO X

  Pascendi Dominici Gregis  (22)

Ya hemos llegado en la doctrina modernista a uno de los puntos principales, al origen y naturaleza del dogma. Este, según ellos, tiene su origen en aquellas primitivas formulas simples que son necesarias en cierto modo a la fe, porque la revelación, para existir, supone en la conciencia alguna noticia manifiesta de Dios. Mas parecen afirmar que el dogma mismo está contenido propiamente en las fórmulas secundarias. Para entender su naturaleza es preciso, ante todo, inquirir qué relación existe entre las fórmulas religiosas y el sentimiento religioso del ánimo.