Papa Francisco

La-amarga Pasión -portadaMe gustaría señalar un ejercicio de piedad que ayuda: el Vía Crucis, que consiste en caminar con Jesús en el momento en que nos da el abrazo de perdón y de paz. Es bueno hacer el Vía Crucis. Hacerlo en casa, pensando en los momentos de la Pasión del Señor. También los grandes Santos aconsejaban siempre comenzar la vida espiritual con ese encuentro con el misterio de Jesús Crucificado. Santa Teresa aconsejaba a sus monjas: para llegar a la oración de contemplación, la alta oración que ella tenía, comenzar con la meditación de la Pasión del Señor. La Cruz con Cristo. Cristo en la Cruz. Comenzar y pensar. Y así, intentar comprender con el corazón que me amó y se entregó a sí mismo por mí, se entregó a la muerte por mí.

Cardenal Müller

Tengo la sensación de que Francisco quiera escuchar e integrar a todos. Pero los argumentos de las decisiones deben ser discutidos antes. San Juan Pablo II era más filósofo que teólogo, pero se hacía asistir y aconsejar por el Cardenal Ratzinger en la preparación de los documentos del magisterio. La relación entre Papa y la Congregación para la doctrina de la Fe fue y será siempre la clave para un pontificado fructífero.

Cardenal Robert Sarah

Los mártires de la Vendée nos enseñan además el sentido del perdón y la misericordia. Ante la persecución, ante el odio, guardaron en el corazón el deseo de la paz y el perdón. Recordad cómo el general Bonchamp liberó a cinco mil prisioneros solo unos minutos antes de morir. Sepamos enfrentar el odio sin resentimiento y sin acritud. ¡Somos el ejército del Corazón de Jesús y como él queremos estar llenos de dulzura!

Cardenal Leo Burke

Creemos que, en nuestro tiempo, hay apostasía en la práctica de los católicos que apoyan y promueven programas y leyes que son contrarias a la ley moral o que permanecen en silencio e inactivos respecto de ellos… Pensamos en la confusión y el error cada vez más difusos en la Iglesia sobre los fundamentos de la fe, sobre la Sagrada Eucaristía y el santo Matrimonio y sobre las Sagradas Escrituras. Y sobre la vida moral, sobre los actos que siempre y en todas partes son malos, y sobre el justo castigo del pecado, incluida la condenación eterna por el alma que permanece impenitente del pecado grave.

Obispo Fernando Arêas Rifan

Es hora, ante todo, de que actúen los laicos. No os quedéis preguntando: ¿qué va a decir o hacer la Iglesia al respecto? Vosotros también sois la Iglesia. La pregunta debe ser: ¿qué estamos haciendo contra todo eso? No os quedéis esperando a los pastores. Las ovejas tienen derecho a defenderse de los lobos que las atacan. Hablad, protestad, escribid, advertid a vuestros hijos y a vuestros amigos. ¡Clamad en las redes sociales! ¡Padres de familia, reaccionad! Es necesario que el mundo escuche la voz de los buenos y sepa que todavía existen familias normales, personas de bien y valientes que no están de acuerdo con la imposición de esas ideologías.

San PÍO X

  Pascendi Dominici Gregis  (27)

Ciegos, ciertamente, y conductores de ciegos, que, inflados con el soberbia nombre de ciencia, llevan su locura hasta pervertir el eterno concepto de la verdad, a la par que la genuina naturaleza del sentimiento religioso: para ello han fabricado un sistema en el cual, bajo el impulso de un amor audaz y desenfrenado de novedades, no buscan santas y apostólicas tradiciones, abrazan otras doctrinas dónde ciertamente se halla la verdad y, despreciando las vanas, fútiles, inciertas y no aprobadas por la Iglesia, sobre las cuales -hombres vanísimos- pretenden fundar y afirmar la misma verdad. Tal es, Venerables Hermanos, el modernista como filósofo.