Isabel

La estafa mayor

San-Enrique-de-OssoSi la escuela únicamente debiera ofrecer una instrucción viviseccionada, sin la integridad de los conceptos básicos de Dios, de Jesucristo, de la Iglesia, no habría por qué la escuela impartiera cultura física, deportes y otros elementos complementarios. Y en la balanza, la enseñanza religiosa es más fundamental que la cultura física y los deportes. Si no se discute esto último, ¿por qué se quiere justificar la estafa mayor que significaría la escuela sin catequesis? (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Buenos curas

La obra de Bárcena quita así el velo de silencio establecido durante dos siglos por la historiografía oficial de las sucesivas Repúblicas francesas, fieles a su mito original a pesar de la contundencia de los datos. El fundamento de la resistencia de los vendeanos, y la causa del odio revolucionario hacia ellos, fue la religión. Las autoridades revolucionarias se sintieron en la necesidad de sofocarlo a sangre y fuego porque sabían que era parejo en casi toda Francia. Este libro muestra muy bien cómo se llegó a ese punto. Tras el asesinato de Luis XVI el 21 de enero de 1793 y el inicio de la guerra contra España en marzo, la Convención ordenó una leva de 300.000 hombres, que fue sólo la chispa que encendió el hartazgo popular. Pero aún más que el amor al Rey, estaba el amor a la Iglesia. Bárcena cita multitud de documentos en los que el pueblo exige “buenos curas” como una de sus principales reivindicaciones. (Carmelo López-Arias – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer

Edith Stein

Lo que es esencial para todas las jóvenes en los colegios debe ser complementado por métodos de enseñanza libres y flexibles, que tengan en cuenta los talentos especiales y además dan la oportunidad a todas de estudiar temas teóricos y cultivar talentos técnicos y artísticos: así debería considerarse lo individual y preparar la elección y formación para una profesión. También para todas estas ramas vale el principio de que el trabajo correcto de la formación sólo lo pueden realizar los que se han formado en el campo correspondiente. Y naturalmente y de modo total por lo general: que las mujeres, en armonía con su naturaleza y destino, deben ser formadas por mujeres auténticas.

El líder decide

Es el líder quien hace el todo de la parte. Pues al componer, decide quién es el pueblo y quién no, porque el pueblo en el populismo es “una parcialidad que quiere funcionar como la totalidad de la comunidad”, esto es, según observa Laclau, “el pueblo, como opera en el discurso populista, nunca es un dato primario sino que es una construcción”. Este proceso de construcción importa exclusiones, “la patria nueva” impone la exclusión de los “anti-patria” o de la oligarquía, la expulsión de los no asimilables. Por ejemplo: “Braden o Perón” se gritaba en Argentina en 1945; o “Una sola ideología, contra la oligarquía”, decía un slogan de la campaña electoral de Abdalá Bucaram en 1996. (Juan Fernando Segovia – VERBO)

  Sodoma y Gomorra (35)

El pecado contra natura, llamado sodomía, también clama al Cielo con gritos espantosos pidiendo venganza. Es un abominable desvarío, inversión sexual, oprobio de una sociedad pagana o cristiana. Recordemos la escena de Sodoma. (Jaime Solá Grané)

La verdad construida

En el plano del conocimiento ha significado el paso de lo “teorético” a lo “teórico”. La metafísica ha sido abandonada. Declarada inaccesible o inútil ha sido sustituida por la verdad construida y, por lo mismo, convencional. Es significativo que Hegel (un luterano coherente, como se ha dicho, y un pensador de clase) sostuviera que la verdad es solamente la verdad del sistema: “La verdadera forma en la que la verdad existe -escribió- solamente puede ser el sistema científico de ella”. La incontrovertibilidad residiría, entonces, en la sola coherencia respecto de premisas asumidas acríticamente como fundantes del mismo sistema. La filosofía se hace así ciencia (tal y como ésta se entiende por el cientificismo). (Danilo Castellano – VERBO)

Inmoralidad y mediocridad

Con lo cual se da una justificación o un atajo a la mediocridad, al conformismo del hombre hodierno que no vive como piensa sino que piensa como vive. Lo que pretendía ser una explicación científica de las sociedades sirve hoy de soterrado subterfugio a un conformismo sin expectativas cuando no a una descarada inmoralidad que todo lo acepta o lo tolera como normal “en estos días”. (Juan Fernando Segovia – Verbo)