Rosa

santa-catalina-de-siena-e1525362782806.jpg«Señor, te recomiendo mi corazón».
Santa Catalina de Siena

«Soy todo tuyo ¡oh María!, y todo cuanto tengo, tuyo es».
San Luis María Grignion de Montfort

«Es preciso llegar a la cumbre».
Beata María Antonia Bandrés

«¡Solo Dios llena el alma…, y la llena toda!».
San Rafael Arnáiz

«Más vale el gordo alegre, humilde y obediente, que el flaco triste, soberbio y penitente».
San Pedro de San José Betancur

«Nuestra vida debe ser siempre el celo; y este celo debe abrazar al mundo entero».
Santa María de Santa Eufrasia

«El Señor me tiene sobre la cruz y yo no tengo más consolación que la de saber que sufro por cumplir la voluntad divina con espíritu de obediencia».
Beata María Gabriela Sagheddu