Padre Martínez Cano, m.C.R.

San Ignacio de Laconi - Capuchino*El temor del ánimo hace huir de las cosas que se consideran dañosas. El temor de Dios es reverencial y respetuoso.

*Nosotros no podemos ser misericordiosos con Jesús, porque es Dios infinito en sus perfecciones, pero si podemos consolarlo porque tiene un corazón humano.

*La confusión rampante, la promueven fuerzas ocultas, difunden mentiras y calumnias, por todos los medios disponibles que tienen, y los que se les ofrecen vilmente.

*Se tiene la impresión de que existe una minoría mínima de revolucionarios profesionales que arrastran a las masas hacia los ídolos que fabrican: Paraísos marxistas, Estados de bienestar, Democracias hedonistas, Ideologías endiabladas.