Rosa

Santa Rosa Venerini.jpg«¡Me siento tan apegada a la voluntad de Dios, que no me importa ni la muerte ni la vida: quiero lo que Él quiere, quiero servirle por cuanto Él quiere ser servido por mí y nada más!».
Santa Rosa Venerini

«Es muy poco lo que sufro, siempre que pueda salvar mi alma amando a Dios».
Beato Nunzio Sulprizio

«No hay nada más importante que la educación de la niñez y la juventud puesto que de ella depende toda la vida».
Beato Juan Martín Moyë

«Mi confianza es ilimitada en nuestra buena Madre. Conoce nuestras necesidades y tiene un poder tan grande sobre el corazón de su divino Hijo».
Beata Marie Leonie Paradis

«No sé cómo me ve Dios. Seguro que mal, me temo. Rezad por mí. Camino lleno de confusión al ver el estado de mi alma. Mis amigos conseguirán que Jesús tenga misericordia de mí».
San José María Rubio

«Rezar el rosario es mi arma predilecta, con esta corona el diablo huye».
San Ricardo Pampuri

«Si falta algo es porque confiamos poco o nos hacemos indignos».
San José Benito Cottolengo