Pablo

 Llamamiento de los obispos de Ecuador

San Simón StockLos obispos ecuatorianos hacen un llamamiento para que se liberen los tres periodistas ecuatorianos del Diario el Comercio, Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, secuestrados recientemente en Esmeraldas. La Conferencia Episcopal Ecuatoriana hizo pública una carta abierta con esta intención, ayer, 5 de abril de 2018, en la expresan solidaridad para con sus familiares y el pueblo en general por este “lamentable acontecimiento”, describen los obispos. (Conferencia Episcopal Ecuatoriana)

El sistema de represión comunista

Recuerda Federico, por ejemplo, siguiendo a Pío Moa, el linchamiento mediático que sufrió Alexander Soljenitsin (1918-2008) cuando visitó España en 1976 por explicarle a la audiencia de José María Íñigo lo que era la Unión Soviética: “Enclenque”, “chorizo”, “mendigo desvergonzado”, “famélico”, “espantajo”, “bandido”, “hipócrita”, “multimillonario”, “siervo”, “mercenario”, “delirante” fueron algunos de los calificativos que le dedicaron personalidades supuestamente respetables del firmamento político y mediático de la época… Aquel hombre, de pensamiento profundamente cristiano, Premio Nobel de Literatura en 1970, había sido castigado con once años de trabajos forzados, pero eso no le hacía digno de piedad alguna. Si no le perdonaban haber descrito en Archipiélago Gulag el sistema de represión comunista, aún menos que lo pusiese como espejo ante la tan distinta realidad de la España de Francisco Franco (1892-1975). (Carmelo López-Arias)

Pudor y castidad  (78)

Hallamos hoy cristianos que excusan su lujuria por el ambiente condicionante. No se han enterado de que estamos en el mundo, pero que no debemos ser del mundo (Jn 15, 19; 17, 14-16; Rm 12, 2; Stgo 4, 4). Más aún, a veces llegan a argüir piadosamente su derecho, más aún, su deber de asumir el mundo vigente, según la ley cristiana de la encarnación, y de seguir las costumbres modernas, por aquello de que los cristianos no deben marginarse del curso de la historia. Tienen el nous podrido completamente por el padre de la mentira. Y esto es un mal todavía más grave que el de la lujuria. Para ellos lo malo es bueno, y lo bueno, malo. (José María Iraburu)

Tierra de María

Y si España, como dijera San Juan Pablo II, es “tierra de María”, pongámosla bajo el manto de María. Como recordaran éste y otros Papas anteriores, a María se la ha invocado en España secularmente como “la Virgen” por antonomasia, desde que San Ildefonso de Toledo defendiera en un bello tratado su virginidad perpetua. ¿Qué región de España no cuenta con santuarios marianos importantes? Basta recordar sólo algunos nombres como el Pilar, Montserrat, Guadalupe, el Rocío, la Peregrina, Aránzazu, el Henar, el Lluc o los Desamparados, entre otros muchos. (Fr. Santiago Cantera Montenegro, O.S.B. – EL PAN DE LOS POBRES)

El lobby gay

Demandas como el “matrimonio gay” no sirven necesariamente a las personas homosexuales, cuyo interés por vivir en parejas estables es típicamente muy escaso. El lobby gay no siempre representa a los gays reales, sino más bien a los revolucionarios del marxismo cultural que quieren destruir la familia, como institución fundamental de la sociedad y de la Civilización Occidental. (María Virginia Olivera de Gristelli – CÁRITAS in VERITATE – INFOCATÓLICA)

La autoridad de Dios

Nadie, añade, puede no ver que tal aproximación es “un reto a la identidad misma de la conciencia moral en relación a la libertad humana y la ley de Dios”, que revoca la enseñanza de que la conciencia deriva su fuerza vinculante del hecho de que “no manda cosas basada en su propia autoridad, sino que las manda como provenientes de la autoridad de Dios, como un heraldo que proclama el edicto del rey” (58, citando a San Bonifacio). (Douglas Farrow)

Conocer de Dios lo que nos ha revelado Su Hijo

La humildad cristiana radica también en la aceptación de que, en esta vida, sólo podemos conocer de Dios lo que nos ha revelado Su Hijo, por medio de la Iglesia que Él fundó. Corresponde a Su Iglesia transmitir fielmente Su Doctrina, sin mezclar lo fundamental, la Fe, la Esperanza y la Caridad, con cuestiones mundanas, materialistas y discutibles. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)