Pablo

Raza hispana

San Daniel ComboniComo se acerca el Día de la Hispanidad, 12 de octubre, en breve empezaremos a escuchar tontunas sobre el genocidio hispano. Pues bien, los españoles debemos estar orgullosos de la conquista y evangelización de América: no éramos racistas ni lo somos hoy. Por eso, inventamos el mestizaje, no la liquidación de una raza y su sustitución por la de los conquistadores, como hicieron los británicos. No existe la raza anglo-india, pero sí existe la raza hispana. (HISPANIDAD)

Consecuencias de orden personal

Contradictorias. Cuando mis dos tesis fueron publicadas tuve que dejar la enseñanza nacional y no me renovaron el contrato en la Universidad. Se me condenó así a la muerte intelectual, y se buscaba también mi muerte social. Es terrible; pues de un día para otro dejas de ser alguien. Paradójicamente, me convertí en un símbolo para denunciar la tiranía universitaria y periodística que están empapadas de marxismo. Debí, pues, continuar mi trabajo creando mis propios medios, lo cual ha constituido una aventura formidable ya que esta situación me ha obligado, para sobrevivir y continuar escribiendo, a ser inteligente y hacer un trabajo muy bien hecho… (Dr. Reynald Secher – AVE MARÍA)

La ejecución de la orden ha de ser puntual

La ejecución de la orden recibida ha de ser puntual, sin restricción, constante y con alegría. “El verdadero obediente no sabe de dilaciones, tiene horror a dejarlo para mañana; no entiende de demoras; se adelanta al mandamiento: está con los ojos fijos, el oído atento, la lengua pronta a hablar, las manos dispuestas a obrar, los pies prontos a correr; está enteramente recogido para entender enseguida lo que se le manda” (San Bernardo). Es lo más lógico del mundo, estar obedeciendo a Dios. (Julián Jarabo Ruiz – AVE MARÍA)

Sean bien y justamente tratados

“Por ende suplico al rey mi señor afectuosamente, y encargo y mando a la dicha princesa mi hija y al dicho príncipe su marido, que así lo hagan y cumplan y que éste sea su principal fin y que en ello pongan mucha diligencia y no consientan ni den lugar que los indios, vecinos y moradores de las dichas Indios y Tierra Firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno en sus personas y bienes, mas manden que sean bien y justamente tratados y si algún agravio han recibido, lo remedien y provean por manera que no se exceda en cosa alguna lo que por las letras apostólicas de la dicha concesión nos es infundido y mandado”. Esta santa Reina, días antes de morir, confirma su Testamento con un codicilo anexo, en el que dispone que sus herederos mantengan la unidad de la fe en España y defiendan los derechos de los indígenas americanos. Esta última disposición expresa su principal solicitud como Reina. (José María Iraburu)

No quiero más que le miréis…

Guarden entonces silencio todas las bocas, las lenguas, el corazón guardián de los pensamientos y que cesen las súplicas, porque el amo de la casa viene a ella. Ahora hay asombro y no oración. De aquí en adelante cesa la oración y se da la visión, y el pensamiento ora sin orar” (Isaac de Nínive). Santa Teresa animaba a sus monjas: “No os pido que penséis en Él, ni que saquéis muchos conceptos, ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones en vuestro entendimiento; no quiero más que le miréis… ¿Es mucho que le miréis algunas veces a Él? Mirad, que no está aguardando otra cosa sino que le miréis”. (TRINIDAD Y LIBERACIÓN)

El padre Solá habla del demonio (15)

Stalin dijo, por ejemplo, que la cuestión del campo, los quinquenios del campo, le costaron 30 millones de agricultores, el asesinato de 30 millones de agricultores porque no cumplían el trabajo que habían de hacer. Al que se oponía le mataban. Solamente de esto, sin contar otros muchos, y sin embargo, nadie protestó jamás. Y si protestó fue contra las dictaduras de derechas. Y ya está, nada. Será ayudado y será protegido, precisamente. ¿Y saben por qué? Porque era el único sistema que creía la masonería que podrían con él destruir a la Iglesia. Y cuando ahora ha visto que Rusia ya era una potencia peligrosa para todo el mundo, ahora ya no la necesitan, ahora ya les estorba. (P. Francisco de Paula Solá S.J.)

Pudor y castidad  (99)

El celibato es una forma de pobreza: es no tener esposa, hijos, hogar, donde reclinar la cabeza (Lc 9, 58). El celibato, siendo pobreza, participa de todos los valores de la pobreza evangélica. El celibato no es tener mujer, hijos y campos “como si no se tuvieran” (1ª Cor 7, 29-31). Es no tener esos bienes, para tener más al Señor: “el Señor es el lote de mi heredad y mi copa, me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad” (Sal 15, 5-6). En este salmo encuadra San Jerónimo, por ejemplo, la condición del clero cristiano, que viene expresada en su misma etimología (“kleros, en griego; sors en latín”): “El que posee al Señor, y dice con el profeta “el Señor es mi parte”, nada debe poseer aparte del Señor. Pues si uno poseyera algo además del Señor, ya el Señor no sería su heredad” (ML 22, 531). (José María Iraburu)

Escuchadlo

Y éste es el estudio que debemos llevar a cabo bajo la constante dirección de la Virgen María, si aspiramos a vivir en su intimidad. Así como el Padre celestial hizo oír su voz en el Tabor diciendo de Jesús: “Este es mi Hijo muy amado, en quien he puesto mis complacencias: escuchadlo” (Mt 17, 5), no hay nadie en el mundo que pueda repetir esas palabras excepto María, la Madre virginal de Jesús. ¿No lo hizo, en efecto, en las bodas de Caná, cuando les dijo a los servidores y, en ellos, a cada uno de nosotros: “haced lo que Él os diga” (Jn 2, 5)? (P. Ramón Olmos mCR. – AVE MARÍA)