Pablo

Las Cortes de Cádiz

Beata María Purísima de la CruzEfectivamente, las Cortes de Cádiz, cuyo fruto político fue la Constitución de 1812. Era la primera vez que se establecía un corpus legislativo de claro sentido anticatólico en la historia de nuestra patria. Las Cortes de Cádiz partían de una clara contradicción política e intelectual. Por un lado querían representar la voluntad de resistencia patriótica contra el invasor francés pero por otro se inspiraban en las ideas políticas de la Revolución Francesa y establecían un régimen que anunciaba un estricto laicismo y, una clara subordinación de la Iglesia al gobierno. (Javier Navascués)

El odio a Dios

Estamos ante un mundo nuevo, que augura ser extremadamente violento, tanto a nivel de nuestra civilización como a nivel intelectual. Es significativo que, cuanto más se abren las fronteras, más hemos de refugiarnos en nuestras casas. Es una situación de locura y no puede explicarse si no es por el odio de nuestros políticos y de sus cómplices, los periodistas que están imbuidos de las mismas ideas, la principal de las cuales es el odio a Dios. (Dr. Reynald Secher – AVE MARÍA)

Decisión libre y razonable por el matrimonio

Los novios forman una pareja mutuamente deudora de conocimiento, fe mutua, fidelidad, respeto, ayuda, comprensión, reciprocidad, amor y franqueza, pero es un período de prueba, preparación y avance, no un matrimonio, y por ello su lazo de unión puede ser roto. Este conjunto de cualidades, así como la posible ruptura de la relación mutua, constituye lo esencial del noviazgo, puesto que de este modo se permite a ambos prometidos decidirse libre y razonablemente por el matrimonio. (Pedro Trevijano, Pbro. – INFOCATÓLICA)

Pensar en Dios

Primero, por la supresión de las causas de exteriorización, mediante la mortificación de los sentidos y el silencio. Nada produce tan gran recogimiento como la costumbre de pensar en Dios y hablar con Él presente en nuestras almas y exponerle confiadamente todos nuestros sentimientos y necesidades. Y pregunta el beato Guillermo José de Chaminade: “¿Cuál es para nosotros el modelo de este espíritu? Es la augusta María, que no ha vivido más que para Dios solo, y que llevaba a Dios siempre en Ella, con una perfecta sumisión a sus voluntades” (Escritos fundacionales 233). (P. Ramón Olmos mCR. – AVE MARÍA)

Un ambiente paganizado

En muchos ambientes, por desgracia, existe una cierta confusión acerca de los criterios morales en las relaciones afectivas entre novios, y no sólo por parte de los mismos interesados, sino también en los padres y educadores. La fuerte presión de un ambiente paganizado hace que incluso personas que han recibido una buena formación doctrinal, lleguen a pensar -quizá no del todo conscientemente- que las normas morales sobre el modo de comportarse en el noviazgo “ya no son tan exigentes como antes”, o que hay que ser condescendientes con ciertas prácticas bastante generalizadas, que no son conformes a la ley de Dios. (Michele Díaz – AVE MARÍA)

Permanecer en silencio

Nuestra vida también será una vida silenciosa y la oración un hablar a Dios “con mi callado amor, el lenguaje que Él más oye” (san Juan de la Cruz). Nuestra tarea más importante consiste en permanecer en silencio ante este gran Dios, en silencio con nuestros deseos como también con nuestra lengua. “Hacer y padecer, todo envuelto en silencio: el alma que presto advierte en hablar y tratar, muy poco advertida está en Dios; porque cuando lo está, luego con fuerza la tiran de dentro a callar y huir de toda conversación” (san Juan de la Cruz, carta a las carmelitas de Beas, 22-11-1587). (TRINIDAD Y LIBERACIÓN)

El padre Solá habla del demonio (18)

La ciencia moderna tiene la tendencia de quererlo explicar todo por medios naturales. Como en realidad se ha llegado a un dominio de la ciencia extraordinario se ha llegado hasta lo que jamás se habría podido soñar, ya que se creen que todo son misterios de la naturaleza. Y lo que ahora nosotros hacemos y los antiguos no lo habrían sabido explicar, aquello lo habrían tenido como un milagro y nosotros lo estamos haciendo. Bueno, es verdad. Pero también hemos de mirar las cosas cómo las hacemos nosotros y cómo las hacen cuando hacen un milagro. (P. Francisco de Paula Solá S.J.)

Pudor y castidad  (102)

Una buena esposa ordena todos los elementos de su vida -trabajos, casa, vestidos, aficiones, viajes, amistades- siempre en función del amor a su marido; y ésta es, evidentemente, la actitud espiritual que deben tener la virgen y el célibe consagrados a Cristo. (José María Iraburu)