Isabel

Consagración de las naciones

San Andrés AvelinoLa consagración de las comunidades políticas a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, reclamada reiteradamente y constantemente rechazada, salvo raras excepciones, no es sólo un acto de fe, sino la pública manifestación de la voluntad de obedecer a la ley de Dios, premisa y fundamento de todas las normas humanas, por parte de los pueblos. Es también indicación de un camino colectivo que debe emprenderse para la salud individual y pública, porque no haya diferencia alguna entre los individuos y el consorcio doméstico y civil, porque los hombres -unidos en sociedad- no están menos bajo la potestad de Cristo de cuanto lo están los individuos. (Danilo Castellano – VERBO)

La usura

Es cosa sabida que la Iglesia católica fue la que más se opuso a la doctrina del interés del dinero, entendido como usura, tantas veces condenada en la Sagrada Escritura, y que solamente se acepta por títulos externos, justos y proporcionados. Otra cosa es que los católicos hayan sido fieles a la doctrina social de la Iglesia. Pío XI, en la “Divini Redemptoris”, lamentaba “la pesada herencia de los errores de un régimen económico injusto que ha ejercitado su ruinoso influjo durante varias generaciones”. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Seminario vacío (76)

El Seminario de Vic tenía en la década de los años cincuenta un promedio de seminaristas superior a los trescientos. Veinte años después, el nuevo edificio del seminario estaba vacío: uno o dos seminaristas. Se han buscado muchas explicaciones, en general comunes a otros seminarios de Catalunya. Pero quizá la única que no se ha contemplado es la más importante: el castigo de Dios por los pecados de los sacerdotes y de aquellos seminaristas. (Jaime Solá Grané)

Manchesterialismo

El universo llegó a ser nada más que la materia prima del manchesterialismo, un universo bueno solamente para explotar y martillar, a fin de lograr lo severamente útil, y nada más. El hombre se abandonó a la búsqueda de los bienes de esta vida. Un materialismo se apoderó del espíritu europeo. El liberalismo es el hijo del calvinismo y ambos son los enemigos perpetuos de la ciudad católica. Un hombre incapaz de darse cuenta del papel del protestantismo y, sobre todo, del calvinismo dentro de la historia, no puede lograr ninguna visión de la crisis de nuestros tiempos. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

La mujer

Edith Stein

Pero: “Quod Eva tristis abstulit, tu reddis almo germine (lo que la triste Eva quitó, tú lo devuelves con tu fruto santo)”. La imagen pura de la esencia femenina se nos presenta ante nuestros ojos en la Inmaculada, la Virgen, que perteneció totalmente al Espíritu, el templo en que él abrió su morada y depositó la plenitud de la gracia y de todos los dones. Ella no quería ser otra cosa sino la esclava del Señor, la puerta a través de la cual podía entrar en la humanidad: entonces no sólo a través de sí misma, sino a través de su “dulce retoño” ella nos debía devolver la salud perdida.

Oligarquías democráticas

Los gobernantes y los militantes de los partidos son con frecuencia personas interpuestas, las instituciones jurídico-políticas una superestructura ad usum delphinis, y los poderes legislativo y ejecutivo delegaciones del poder efectivo, lo mismo que el judicial cuando el orden moral y político está suficientemente degradado. Como dice Pierre Manent, quien no es precisamente un marxista, “la minoría de los que poseen el capital material y cultural manipula las instituciones políticas en su propio beneficio”. Emboscadas las oligarquías democráticas en la jungla legislativa, uno de los grandes problemas actuales es la dificultad de saber, donde está el poder efectivo o quien gobierna. Lo ilustra la proliferación de teorías conspiratorias. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

Estado asistencial

San Juan Pablo II, en su encíclica Centesimus annus, dice que “conoce mejor las necesidades y logra satisfacerlas de modo más adecuado quien está próximo a ellas o quien está cerca del necesitado”, por lo que critica al Estado asistencial o “solidario” que “al intervenir directamente y quitar responsabilidad a la sociedad provoca la pérdida de energías humanas y el aumento exagerado de los aparatos públicos, dominados por lógicas burocráticas más que por la preocupación de servir a los usuarios, con enorme crecimiento de los gastos”. (Javier de Miguel – VERBO)