Jesús acariciando el rostro de María

El Consiliario

* Eso que llaman «libertad» los democratistas es cambiar la realidad de las cosas según sus caprichos y fantasías.

* No querer conocer la Verdad es demoníaco. Un pecado gravísimo.

* Señores racionalistas. Los hombres no somos solamente animales. Tenemos alma, somos personas espirituales. Y, por la gracia santificante, hijos de Dios.

* «La verdadera democracia no es el derecho de gobernar, sino el derecho de ser bien gobernado y el exigir que se gobierne bien» (Vázquez de Mella).

* Se me acerca una niña de 6 años y me dice: Padre, una niña ha dicho una palabrota, «mi» y lo otro que sigue.

* La búsqueda de la verdad debe de ser impulsada por el amor. Cristo dijo: «Yo soy la Verdad». San Juan: «Dios es Amor».

* «Aunque apartado de toda actividad política, no he podido por menos de alegrarme, como sacerdote y como español, de que la voz autorizada del jefe de Estado proclame que «la Nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única y verdadera y Fe inseparable de la conciencia nacional que inspirará su legislación» (de una carta de San Josemaría Escrivá a Franco).

* «El gran proceso de recuperación y creación conocido y escuetamente como la Reconquista es, si se toma en cuenta todas sus dimensiones, un acontecimiento absolutamente único en la Historia, y había dado a España un papel destacado y sin precedentes en la historia universal, incluso si su pie y huella no hubiera llegado nunca América» (Stanley Payne).