mojonesMontserrat

Españolidad de los catalanes

“Las guerras en las que los catalanes participaron demuestran la falsedad del enfoque nacionalista de la exposición del Boro. ¿O es que negarán que los nietos de los hombres de 1714 fueron los que con su entusiasmo arrastraron a España a la Guerra Gran contra la Francia revolucionaria en 1793? ¿O se atreverán a negar la profunda y general explosión de españolidad de los catalanes durante la Guerra de Independencia contra las fuerzas napoleónicas?

¿Silenciarán también las guerras carlistas, que marcaron el siglo XIX en Cataluña y que demuestran la implicación de los catalanes en el futuro de España? ¿Y qué diremos de la importante participación catalana en la defensa de los últimos vestigios del Imperio español en Cuba o Filipinas, una implicación que quedó reflejada en el folclore catalán a través de famosísimas habaneras? No, los catalanes no quedaron sumidos en la derrota, maniatados y sometidos; al contrario, pronto canalizaron sus energías por otros caminos, se implicaron y adquirieron un papel director en numerosos aspectos de la vida española y fueron y se sintieron parte primordial de España.” Jorge Soley Climent, Cristiandad, año LXXIII – Nº 997-998, Agosto-Septiembre 2014

El síndrome posaborto en números

Hasta que en 2010 se aprobó en España el aborto libre hasta la semana 14, la inmensa mayoría de los abortos se amparaban en el supuesto de peligro para la salud psicológica de la madre. Son muchas las mujeres que buscan su supuesta liberación y bienestar mental recurriendo al aborto, pero la realidad que constatan permanentemente los profesionales de Proyecto Raquel es otra bien distinta. Estudios médicos demuestran que el aborto, lejos de mejorar la salud mental de la mujer, ocasiona casi siempre gravísimos trastornos psicológicos. Tras el aborto, suelen experimentar que su felicidad murió junto con su hijo, y hay un dato estremecedor: más del 40 % de las mujeres que han abortado barajaron la posibilidad del suicidio como solución a la crisis que atravesaron. Precisamente, el número de suicidios que se da en este colectivo es entre seis y siete veces mayor que el de las mujeres que dan a luz. Sin llegar a este dramático desenlace, el 80 % sufre síntomas depresivos; el 40 % trastornos de la sexualidad; el 60 % alteraciones de la conducta, y el 70 %, irritabilidad. El panorama no es precisamente idílico, por más que se trate de evitar o, peor, maquillar.

Franco salvó a la Iglesia

“-Además, Juan Pablo II reactivó las causas  de canonización de los mártires españoles de la guerra… -Cosa que también disgustaba muchísimo a Pujol, porque suponía reconocer que el bando nacional de la guerra tenía al menos algo de razón, que el régimen franquista había salvado a la Iglesia de un holocausto y que sus aliados de izquierdas, los esquerristas, los socialistas y los comunistas, estaban manchados por el pecado de las matanzas de católicos.” Pedro Fernández Barbadillo.

Fe mariana

“Me urgía reconocer y agradecer ante toda la Iglesia vuestro pasado evangelizador. Era un acto de justicia cristiana e histórica. Pero me urge también estimular vuestra capacidad misionera de cara al futuro. ‘Recordad siempre -como os dije hace dos años- que el espíritu misionero de una determinada porción de la Iglesia es la medida exacta de su vitalidad y de su autenticidad’ (Discurso a los religiosos en la Parroquia de Guadalupe. Madrid 2 noviembre 1982). Es lo que esta tarde os repito con intensidad nueva.” San Juan Pablo II, Ante el v centenario de la evangelización de América, p. 14.

Constitución histórica

Si este régimen sucumbe, si cae, si se desmorona, es necesario sustituirlo, pues no basta la crítica meramente negativa; ningún sistema se destruye si no se le opone el sistema contrario. Yo creo que este sistema contrario es el que está en el fondo de la Constitución interna de todas las regiones; es nuestra Constitución histórica; es la de todas las regiones españolas que tenían entre sí una solidaridad estrecha, cuando se formaron espontáneamente en la Historia, y no por decretos ni pragmáticas de reyes, sino surgiendo de las entrañas de la sociedad misma. Observad que las antiguas instituciones no tienen fecha fija en su aparición; cuando aparecen, cuando oficialmente se las conoce, llevaban ya siglos de existencia, estaban enterradas en las entrañas de un pueblo. Rafael Gambra, El Verbo de la Tradición, p.43

Jesús a Santa Faustina

“Un día Jesús me dijo: Abandonaré esta casa… porque hay cosas que no Me gustan en ella. No Me quedaré aquí más tiempo. Dile a la Madre General que en esta casa sucede tal cosa que no me gusta y que Me ofende mucho.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 44 y 45.

«No hay paz de Cristo sino en el Reino de Cristo»

“Síguese pues que la paz digna de tal nombre, es a saber, la tan deseada paz de Cristo, no puede existir si no se observan fielmente por todos en la vida pública y en la privada, las enseñanzas, los preceptos y los ejemplos de Cristo; y una vez así constituida ordenadamente la sociedad puede por fin la Iglesia, desempeñando su divino encargo hacer valer los derechos todos de Dios, lo mismo sobre los individuos que sobre las sociedades. De todo lo cual resulta claro que no hay paz de Cristo sino en el Reino de Cristo, y que no podemos nosotros trabajar con más eficacia para afirmar la paz que restaurando el Reino de Cristo. Cuando, pues, el papa Pío X se esforzaba por «restaurar todas las cosas en Cristo», como obrando inspirado por Dios, estaba preparando la obra de pacificación que fue después el programa de Benedicto XV. En esto consiste lo que con dos palabras llamamos Reino de Cristo.” Papa Pío XI: Ubi arcano.

Se trata de expulsar a Dios de la sociedad

“En España, desde la transición política, el secularismo se ha manifestado como laicismo y relativismo moral. Con ello ya no se trata de expulsar a Dios del Estado; sino expulsarlo de la sociedad, del modo de entenderse el hombre, de la ética y de la vida social. Con este fin se han configurado las nuevas leyes que proclaman nuevos derechos humanos como el aborto, la eutanasia, la anticoncepción, la reproducción asistida; el divorcio exprés, la entronización de la ideología de género en el ámbito educativo y en la sanidad, la demolición del matrimonio con la equiparación al mismo de las uniones de hecho y de las uniones de las personas del mismo sexo; los atentados contra los signos religiosos en los espacios públicos; la pretensión de expulsar de la escuela la enseñanza de la religión, el rechazo de la presencia religiosa en los actos públicos, etc.

Repasando bien todos estos acontecimientos, que de manera vertiginosa se han vivido en estos últimos veinticinco años en España, resulta claro que hemos sufrido un fuerte proceso de ingeniería social que, en connivencia con el Nuevo Orden Mundial, dirigido por oligarquías económicas, han tomado a España como un laboratorio donde experimentar la disolución de la antropología cristiana y, en definitiva, de la civilización cristiana con referencias claras contra la Iglesia católica. Mediante un cambio cultural, promovido desde la enseñanza, con la colaboración de los múltiples medios de comunicación y de la informática, se ha querido también arrancar a Dios del corazón humano, rompiendo todos los vínculos que le unen a la Tradición como solar humano: romper los vínculos con la familia, romper los vínculos con la patria común y romper los vínculos con la religión. Rotos estos vínculos, sólo queda como resultado el individuo a quien el consumismo estimula obsesivamente.”

Juan Antonio Reig Pla , obispo de Segorbe-Castellón: «Porque es eterna su misericordia», Carta pastoral con motivo de los XXV años de la restauración de la diócesis complutense y el jubileo de la misericordia, agosto 2015