mojonMontserrat

Victima por los pecadores

“1934. Una vez, durante la Cuaresma, encima de nuestra capilla y de nuestra casa, vi una gran claridad y una gran oscuridad. Vi la lucha de estas dos potencias… 1934. Jueves Santo. Jesús me dijo: Deseo que te ofrezcas como víctima por los pecadores y, especialmente, por las almas que han perdido la esperanza en la Divina Misericordia.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 307 y 308.

Democracia Católica de Franco

La ONU y todos los demócratas del mundo acusaron a Franco de que su régimen político no era democrático. Respuesta de Generalísimo: “A esa democracia convencional nosotros nos oponemos una democracia Católica y orgánica, que dignifica y eleva al hombre, garantizando sus derechos individuales y colectivos, que no admite su explotación por medio del cazicazgo y de los partidos políticos profesionales. El primer error que se comete consiste en querer presentará nuestro Régimen… como dictadura”.

Diferencia del Rey y del Tirano

“Cegó en los Concilios Toledanos el abismo que los separaba, formando aquel Código singular, el mejor de su época, el Fuero Juzgo, donde brotaba ya, rompiendo la corteza absolutista, el germen de la Monarquía cristiana, con la diferencia del Rey y del tirano, y se armonizaban los tres grandes elementos de la civilización que empezaba: el romanismo, el germanismo y el cristianismo, superior y más poderoso que los dos. Suprimió la ley de castas y la separación familiar, sembrando la semilla de la nacionalidad en un surco tan hondo que podrá crecer y prosperar bajo las olas de la invasión musulmana.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, p. 62.

Si matan los españoles

“Pero, ¿qué dicen estos constatadores inevitables de estadísticas mortuorias prehispánicas? Algo muy sencillo: se trataba de espíritus trascendentes que cumplían así con sus liturgias y ritos arcaicos. Son sacrificios de “una belleza bárbara” nos consolará Vaillant. “No debemos tratar de explicar esta actitud en términos morales”, nos tranquiliza Von Hagen y el teólogo Enrique Dussel hará su lectura liberacionista y cósmica para que todos nos aggiornemos. Está claro: si matan los españoles son verdugos insaciables cebados en las Cruzadas y en la lucha contra el moro, si matan los indios, son dulces y sencillas ovejas lascasianas que expresaban la belleza bárbara de sus ritos telúricos. Si mata España es genocidio; si matan los indios se llama “amenaza de desequilibrio demográfico”. La verdad es que España no planeó ni ejecutó ningún plan genocida; el derrumbe de la población indígena -y que nadie niega- no está ligado a los enfrentamientos bélicos con los conquistadores, sino a una variedad de causas, entre las que sobresale la del contagio microbiano. La verdad es que la acusación homicida como causal de despoblación, no resiste las investigaciones serias de autores como Nicolás Sánchez Albornoz, José Luís Moreno, Angel Rosemblat o Rolando Mellafé, que no pertenecen precisamente a escuelas hispanófilas.” Antonio Caponetto, www.statveritas, Revista Empenta, nº 99 (2º Trim 2015), p. 27.

Un Imperio y una Espada

“Hasta el punto ele que en el siglo ele Oro el género de los falsos cronicones va a conocer un renovado esplendor. Todo coopera al servicio de un proyecto ele España imperial providencial, como soñara Hernando ele Acuña: «Ya se acerca, señor, o ya es llegada / la celad gloriosa en que promete el cielo / una grey y un pastor solo en el suelo, / por suerte a vuestros tiempos reservada./  […] y anuncia al mundo, para más consuelo, / un Monarca, un Imperio y una Espada».” José Antonio Ullate, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, p. 475.

El imperio de la ficción política

“En el momento presente, «la política se desacraliza, el Poder se personaliza y la democracia se desacredita. En estas condiciones, los sistemas políticos se mueven entre la incertidumbre más estricta y la sensación, no menos peligrosa, de estar asistiendo a la posible inminencia de su propio colapso: es la posdemocracia el caparazón vacío de la democracia». Lo grave, apunta Ortí, es que, no obstante, «configura una situación política y nominalmente democrática de la que ha sido extraditado el pueblo. Representa el imperio de la ficción política, que priva de sentido y de materialidad al sistema y ha logrado entronizar la mentira en la política tras mixtificar al máximo la realidad objetiva del sistema democrático. ( … ) La posdemocracia es la democracia desprovista de sustancia». «La coartada política de la oligarquía», acusa Ortí Bordás.” Dalmacio Negro Pavón, Revista Razón Española, nº 194, noviembre-diciembre, p. 376.

Misticismo cristiano

“Hasta a la piedad llega la maléfica acción de este principio naturalista, y la convierte en verdadero pietismo, es decir, en falsificación de la piedad verdadera. Así lo vemos en tantas personas que no buscan en las prácticas devotas más que la emoción, lo cual es puro sensualismo del alma y nada más. Así aparece hoy día en muchas almas enteramente desvirtuado el ascetismo cristiano, que es la purificación del corazón por medio del enfrenamiento de los apetitos, y desconocido el misticismo cristiano, que no es la emoción, ni el interior ·consuelo, ni otra alguna de esas humanas golosinas, sino la unión con Dios por medio de la sujeción a su voluntad santísima y por medio del amor sobrenatural. Por eso es Catolicismo liberal, o mejor, Catolicismo falso, gran parte del Catolicismo que se usa hoy entre ciertas personas. No es Catolicismo, es mero Naturalismo, es Racionalismo puro; es Paganismo con lenguaje y formas católicas, si se nos permite la expresión.” Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, p. 19.

Fuente del nihilismo

“En estas condiciones, la democracia moderna justifica cualquier fin. Al no existir participación (igual o proporcional) en el fin de la comunidad, la constitución se convierte en fuente del nihilismo. Mientras que Aristóteles consideraba la política un arte arquitectónico en el que ésta no era un poder al que debiera someterse el derecho sin más, lo que la convertía en ciencia del bien común, ahora la justicia es creación del poder. Las interpretaciones que se apartan de este horizonte, en el que el derecho tiene como razón de ser el bien común como bien más comprensivo, no son sino vanas extensiones del poder.” Joaquín Almoguera Carreres, Revista Verbo, nº 537-538, agosto-septiembre-octubre 2015, p. 576.