mojonMontserrat

Dios sufrió

“La adoración nocturna del jueves. Hice la adoración desde las once hasta las doce. Hice esta adoración por la conversión de los pecadores empedernidos y especialmente por los que perdieron la esperanza en la Divina Misericordia. Meditaba sobre lo mucho que Dios sufrió y lo grande que es el amor que nos mostró, y nosotros no creemos que Dios nos ama tanto. Oh Jesús, ¿quién lo comprenderá? ¡Qué dolor para nuestro Salvador! y ¿Cómo puede convencemos de su amor si [su] muerte no llega a convencemos? Invité a todo el cielo a que se uniera a mí para compensar al Señor la ingratitud de ciertas almas.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 319.

Salvamos a Europa

“Fue nuestra nación, como se ha dicho muy bien, la amazona que salvó a la raza latina de la servidumbre protestante, y la libertad y la moral del servo arbitrio, de la fe sin obras, de la predestinación necesaria, con los teólogos de Trento y con los tercios que pelearon en todos los campos de batalla de Europa; y nosotros fuimos los que todavía, al comenzar el siglo XIX, en las luchas napoleónicas, salvamos a Europa de la tiranía revolucionaria del César, como se ha reconocido, pues fue un francés, Chateaubriand, quien dijo con razón que los cañones de Bailén habían hecho temblar todos los gabinetes europeos.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, p. 64.

División de España

“Así, una semana después del pronunciamiento, la división territorial era muy significativa. Los nacionales se habían impuesto en Galicia, Castilla León, La Rioja, Navarra, Canarias, Baleares -a excepción de Menorca-, Ceuta, Melilla, el sur de Cádiz, el oeste de Aragón, el oeste de Cáceres y Álava. Además de mantener puntos de resistencia en Oviedo, Toledo, Córdoba, Sevilla, Granada y en el Santuario de Santa María de la Cabeza en Jaén. Por su parte, los republicanos mantenían bajo su control toda Cataluña, toda la comunidad Valencia, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid, la cornisa cantábrica -Asturias, Cantabria, Guipúzcoa, Vizcaya-, el este de Aragón, la mayor parte de Extremadura y la isla de Menorca.” Juan E. Pflüger, www.gaceta.es, Revista Empenta, nº 99 (2º Trim 2015), p. 30.

Prueba final

“Este hecho correspondería en su plenitud con lo descrito en el CIC: «Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cfr. Lc. 18, 8; Mt. 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cfr. Lc. 21, l2; Jn. 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cfr. 2 Ts. 2, 4-12; 1 Ts. 5, 2-3; 2Jn. 7; 1 Jn. 2, 18.22)» (675). Esta exposición del catecismo culminaría con el punto 677 en el que -contra las tesis progresistas- se niega que la Iglesia pueda triunfar «por un proceso creciente.” Javier Barraycoa, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, pp. 510y 511.

Los gurús europeos

“Pero no nos engañemos. No nos encontramos ante una crisis que tenga su origen sólo en España a causa de unos u otros políticos, ni a nivel internacional como consecuencia de la caída de las hipotecas subprime a principios de 2008 en EEUU, y que se vaya a solucionar gracias a las medidas de ajuste presupuestario de los gurús europeos. Estamos viviendo el final de un sistema económico que ya no puede levantar cabeza. El sector primario europeo -agricultura, ganadería, pesca- sobrevive gracias a subvenciones obtenidas por medio de deuda pública, al no poder competir en precio con los productos que llegan de otros continentes en los que poco importan las condiciones laborales de sus trabajadores.” Juan Sánchez Galera, Revista Razón Española, nº 196, Marzo-Abril 2016, p. 199.

Liberales teóricos y prácticos

“Lo propio acontece con el Liberalismo y con los liberales. Hay liberales teóricos y liberales prácticos. Los primeros son los dogmatizadores de la secta: filósofos, catedráticos, diputados o periodistas, que enseñan en sus libros, discursos o artículos el Liberalismo; que defienden tal doctrina con argumentos y autoridades y con arreglo a un criterio racionalista, en oposición embozada o manifiesta con el criterio de la divina y sobrenatural revelación de Jesucristo.” Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, p. 22.

Derechos humanos

“Es natural que en estas condiciones Danilo Castellano rechace la concepción al uso de los derechos humanos como códigos de exigencias que parten del respeto a la persona y son guías para el legislador. Esta doctrina, dice, presenta a los derechos como propios de la naturaleza humana, cuando provienen de la voluntad. Igualmente rechaza que sean los derechos de la doctrina católica. A lo sumo, afirma, la Iglesia adopta el lenguaje de los derechos, pero no la tradición laica y liberal que los anima.” Joaquín Almoguera Carreres, Revista Verbo, nº 537-538, agosto-septiembre-octubre 2015, p. 582.