Padre Martínez Cano, m.C.R.

Corazón de Jesús, hijo del Eterno Padre, ten misericordia de nosotros.

*

Muchos contemporáneos han perdido la capacidad racional para conocer la verdad. Idolatran la democracia, la Gran Mentira y, al mismo tiempo, desprecian la Verdad revelada por Dios, grabada en la conciencia humana.

*

Para ser feliz, vivir la realidad de cada día. La vida en familia es maravillosa; la vida contemplativa es maravillosa; la vida misionera es maravillosa… La vida es maravillosa porque la ha hecho Dios.

*

El jueves pasado me dijo una niña de cuatro años: cuando nos morimos, el alma se va al cielo y los huesos se quedan en la tierra.

Le expliqué que Jesús volverá a la tierra rodeado de ángeles y resucitará a los cuerpos.

– Sí, sí, sí, respondió ella.

*

“Dios no se da a sí del todo hasta que nos damos del todo” (San Juan de la Cruz). En verdad que estamos enfermos del alma. Tontos somos, si nos dejamos llevar por nuestra pereza, nuestra soberbia, nuestro egoísmo… No nos damos del todo. Y Dios no quiere corazones partidos, los quiere enteros.

*

Me lo ha mandado una antigua alumna que ya es madre: En la consulta, el médico contempla una ecografía. La joven embarazada pregunta: doctor es un niño o una niña. Respuesta del doctor: no lo sabemos, señora, hay que esperar a que sea mayor y nos lo diga.