Padre Cano, m.C.R.

Del deseo de ser amado, líbrame, señor.

*

Al niño que le han enseñado que la lujuria es amor, no amará a Dios ni al prójimo.

*

Tengo la sensación de que algunos confunden ecumenismo con babelismo.

*

Si quieres aprender a ser cariñosa, contempla a una madre con su hijita en los brazos.

*

La Muerte destruye nuestra vida corporal, no la vida espiritual del alma que es inmortal.

*

Las democracias modernas son herejías. Todas rechazan el reinado Social de Jesucristo.

*

Eso que llaman política es el tinglao del dinero blanco, negro y amarillo. Todos maman a discreción.

*

Marxistas, democráticas y progresistas intentan destruir la familia, el orden natural, creado por Dios.

*

Los demonios no cesan de ponernos trampas. Nuestros ángeles de la Guarda, no se cansan quitándolas.

*

No se reforma nada, si no partimos de las fuentes de la revelación: Sagrada Escritura y Tradición divina.

*

Quién puede explicarme por qué un sacerdote vestido de seglar es más auténtico. Los niños no lo entienden.

*

Para ser político se debe tener un corazón grande, generoso, honesto, que luche por el bien común de la patria.

*

Conozco a un anciano que tiene la mosca tras la oreja. Suele decir: Los políticos, sean de izquierdas o derechas, se hacen ricos.

*

El hombre nuevo que proyecta el modernismo no desciende del mono. Desciende de la nada y a la nada volverá. Diabólico.

*

Nada hay más intolerante que la “tolerancia democrática”, que rechaza con absoluta intolerancia todo lo tradicional.

*

Mi amigo Pablo, que acaba de cumplir ocho meses, va proclamando a diestra y siniestra, que Dios existe. Hasta cuando está durmiendo.