Obra Cultural

virgen2by2bsabanaAnte la Santa Sábana de Turín, se ha dicho, todos nos sentimos confrontados con la realidad del Hombre, y a cada uno Cristo parece decirnos como al apóstol Tomás: «Pon aquí tu dedo». El autor de este artículo ha manejado la más moderna documentación y presenta un informe, desde el aspecto solamente científico, sobre los resultados aportados por las pruebas más recientes.

La Santa Sábana, Síndrone, Sudario o Lienzo -nosotros adoptaremos la palabra Síndone, propuesta por el gran sindonólogo español J.L. Carreño- es un tejido rectangular de lino con algo de algodón, de 4,30 x 1,1O metros, celosamente guardado bajo tres llaves en la catedral de Turín, y que la tradición considera la mortaja que envolvió longitudinalmente el cuerpo de Jesucristo en su sepultura.

En el Síndrone pueden distinguirse dos clases de inscripciones: una positiva y otra negativa tridimensional.

La imagen positiva se ha formado simplemente empapando o calcando con sangre las fibras del tejido en contacto directo con el Cuerpo herido. J.H. Heller y A.D. Adler, del New England lnstitute, identificaron sangre en aquellas áreas de la Sábana de imagen positiva, mediante pruebas espectroscópicas y químicas (Applied Optics, 15-8-1980, pág. 2.742). Más recientemente se ha reafirmado la existencia de esa impronta hemática en el Congreso sindónico de New London, USA, 1981. (G. Riggi, Raporto Síndone, 1982, pág. 219-220 y L.A. Schwalbe, Analytica Chimica Acta, Amsterdam, 1982, pág. 36-40). Para lan Wilson (The Shroud, Doubleday, Nueva York) la demostración de la presencia de sangre tiene validez aceptada en los tribunales de Justicia.

La tridimensionalidad de las figuras

Pero el más portentoso descubrimiento de la ciencia moderna es el de la tridimensionalidad de las figuras negativas. Se trata de un negativo de todo el cuerpo a tamaño natural. El retrato es doble, frontal y dorsal, y de tan perfecta definición fotográfica que permite determinar la estatura del Hombre (181 cm), el tamaño y lugar de las heridas en muñecas, pies y costado, los pinchazos de las espinas en la cabeza, el número de azotes, etc. La tridimensionalidad de las: inscripciones sindónicas significa que, en lugar de ser grabada como en una foto plata o convencional, la Sábana está impresa con arreglo a las diferencias de densidad de coloración de las fibras según la distancia Cuerpo-Lienzo envolvente. Gracias a esta sensacional cualidad hoy día es posible, con sofisticados aparatos, recoger la codificación de los niveles de intensidad grabados y reconstruir mediante computadoras la imagen volumétrica en las tres dimensiones. Así son las fotografías obtenidas por el profesor Tamburelli del SCELT de Turín.

Los pioneros norteamericanos

Los pioneros en los importantes descubrimientos científicos sobre el negativo de la Síndone fueron los norteamericanos del equipo STURP (Shroud of Turin Research Project). Sus investigaciones se concentraron en los «Proceedings» de las conferencias celebradas en marzo de 1977 en Alburquerque, New Mexico, USA (United States Conference of Research ori the Shroud of Turin). J. Jackson y E. Jumper, profesores de la Academia de las Fuerzas Aéreas norteamericanas, utilizando el analizador de imágenes VP-8 del Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, descubrieron la famosa tridimensionalidad en las inscripciones negativas.

El analizador VP 8 fue el que analizó las primeras fotografías obtenidas por el módulo Vikingo de la superficie de Marte.

En septiembre de 1977, organizado por los protestantes del lnstitute of Christian Studies, se llevó a cabo en Londres el I Simposio Internacional de la Síndone. Y posteriormente el II Simposio Internacional de Sindonología fue convocado por el Centro católico de Turín en octubre de 1978, bajo la presidencia del rector de la Universidad turinesa.

Las conclusiones de estos congresos fueron sorprendentes. Basta leer las Actas del II Simposio: «La Sindone e la Scienza», 1979. Resulta extraordinario comprobar que las imágenes negativas-tridimensionales se originaron por una desconocida irradiación (¡¿Resurrección?!) procedente de «todo» el Cuerpo. Se produjeron coloraciones amarillas extendidas sobre la superficie de las fibras del Lienzo que envolvía al Cuerpo. Es decir, no había foco radiante; todo el Cuerpo era un entero «foco» que emitiendo energía perpendicularmente al Sudario, producía un regulado chamuscamiento; posiblemente con luz o calor.

Estas coloraciones negativas-tridimensionales se aprecian con idéntica uniformidad, tanto en la parte frontal como dorsal. O sea, con independencia del peso del Cuerpo (unos 80 kg.), lo que indica que el «Emisor» estaba precisamente en una especie de ingravidez en el momento de tal irradiación. (Pg. 82 de los referidos «Proceedings»).

No hay explicación física que aclare cómo se formaron esas grabaciones negativas-tridimensionales. Tampoco se comprende la simultaneidad de ambas inscripciones positivas y negativas, pues unas necesitan contacto con el Cuerpo, mientras las otras cierta separación.

Es imposible obtener una fotografía tridimensional sin la previa aplicación de un artificio que capte y programe la codificación de la tercera magnitud. Esto hoy se consigue con la electrónica.

Antigüedad de la reliquia

Acerca de la antigüedad y países de residencia del Sudario; también se han hecho grandes progresos por medio de la Palinología, nueva ciencia que estudia los granitos de polen que caracterizan a las especies vegetales. La investigación con microscopios ópticos y electrónico efectuada por el malogrado profesor Max Frei (+ 1983) de la Universidad de Zürich es muy completa. Dictaminó Frei en su informe (Actas II Simposio, ponencia 15): «Tres cuartas partes de las especies encontradas sobre la Síndone crecen en Palestina, y entre ellas hay trece especies muy características, o aun exclusivas, del Neghev y de la zona del mar Muerto (plantas halofitas)». «El polen más frecuente en el Lienzo es idéntico al polen que se encuentra con más frecuencia en los estratos sedimentarios del lago de Genesaret, de una antigüedad de dos mil años». «La Palinología permite, por tanto, afirmar que la Síndone; en el curso de su historia (comprendido el de su fabricación), ha residido en Palestina». Concluye Frei en Cambridge: «Es absolutamente cierto que la Síndone fue desplegada en Palestina hace 2000 años».

Las afirmaciones de Max Frei, autoridad mundial, con sus expertos colaboradores de la Universidad y Laboratorio Científico de la Policía suiza, son indiscutibles.

Una prueba arqueológica

Los arqueólogos israelitas explican la antigua costumbre judía de colocar monedas encima de los párpados de sus difuntos. El infatigable P. F. Filas, de la Loyola University of Chicago, empleando un superanalizador Standart Earthview de todavía mayor resolución que el VP-8 de la NASA, descubrió que era un lituus la moneda cuya impronta tridimensional se observa sobre el ojo derecho de la imagen sindónica. El lituus o lepton romano es una moneda acuñada por Poncio Pilato en el año 29 de conformidad con la Numismática. (J.L. Carreña, La Señal, Don Sosco, 1983, pág. 406-415).

Ante el peso irrebatible de las conclusiones expuestas en ambos Simposios, es curioso señalar las distintas reacciones habidas entre los centenares de científicos que protagonizaron los descubrimientos. Quienes eran creyentes no podían ocultar su euforia, fuertemente contrastada por la perplejidad y preocupación de los agnósticos.

La Síndone es un documento único, apasionante y trascendente. Habla por sí solo un lenguaje escrito hace 2000 años, pero que únicamente puede interpretarse con las computadoras y la ciencia del siglo XX.

Josep M. Serra Martínez

Doctor en Ciencias Físicas

«EL ALMA NO TIENE ALMOHADA MÁS DULCE PARA DESCANSAR QUE LA BUENA CONDUCTA», dice San Gregorio el Grande. Y una manera de obtener la gracia de una buena convivencia es rezar cada mañana y cada noche las TRES AVEMARÍAS.