El Párroco

San Agustín de Canterbury* La aridez en la oración es dura; no se entiende nada, todo es oscuridad, problemático… paciencia y confianza ¡Jesús en Ti confío! Volverá la paz y la alegría.

* Santa Teresa de Jesús, exclamaba: “¡Oh, cuándo será aquel dichoso día que te has de ver ahogada en aquel mar infinito de la suma verdad, donde ya no serás libre para pecar!”.

* Sí: “Opción por los pobres” y también “Opción por los ricos”, que son los hijos de Dios que más pueden ayudar económicamente a los pobres. Pobres y ricos; todos fieles hijos de la Iglesia y de María Santísima.