Dios del UniversoLos preceptos religiosos de la guerra santa no perseguían, en primera instancia, la conversión. Más bien, su primer objetivo era la guerra “hasta que (los seguidores de las religiones de Libro extranjeras) pagasen humildemente el tributo”… el islam (era) la religión de los poderosos… Los seguidores más piadosos de la religión en su primera generación se convirtieron en los más ricos o, más correctamente, se enriquecieron con el botín militar… El islam, en realidad, nunca fue una religión de salvación; el concepto ético de salvación fue, realmente, ajeno al islam. El dios que mostraba era un señor de poder ilimitado, aunque compasivo, el cumplimiento de cuyos preceptos no sobrepasaba la capacidad humana. Una naturaleza esencialmente política marcó las principales ordenanzas del islam… Del mismo modo que las obligaciones religiosas del islam eran de carácter político, su único dogma es el reconocimiento de Alá como el único Dios y de Mahoma su Profeta. En el islam antiguo no había algo equivalente a una búsqueda individual de salvación, ni ningún tipo de misticismo. Las promesas religiosas del primer islam pertenecían a este mundo. La riqueza, el poder y la gloria eran todas ellas promesas marciales, e incluso se imaginaba el mundo del más allá como el paraíso sensual del soldado.

Max WEBER, Economy and society (1922).