Montserrat

La nacionalidad catalana

San Juan XXIIIUna de las ideas más repetidas por Angulo fue la responsabilidad de los gobiernos republicanos, tanto los de derechas como los de izquierdas, por abandonar a los catalanes que defendían España y por su “interminable serie de claudicaciones” ante los separatistas, empezando por unas competencias estatutarias que iban a ser utilizadas para dinamitar el Estado desde dentro. (Jesús Laínz – Razón Española)

Inútiles temores

(189) Una vez el Señor me dijo: ¿Por qué tienes miedo y tiemblas cuando estás unida a Mí? No Me agrada el alma que se deja llevar por inútiles temores. ¿Quién se atreve a tocarte cuando estás Conmigo? El alma más querida para Mí es la que cree fuertemente en Mi bondad y la que Me tiene confianza plenamente; le ofrezco Mi confianza y le doy todo lo que pide. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

España regionalista

Brindo por la España regionalista, que tuvo la última magnífica expresión histórica en la Guerra de la Independencia, a un tiempo regional y regionalista; y en la cual, se vio por raro prodigio, de qué manera aunaron el sentimiento común y el sentimiento regional, cuando las regiones, instintivamente y sin querer, cambiaban entre sí de caudillo para dirigir sus ejércitos; pues, como se ha notado muy bien, un catalán, el general Manso, mandaba las fuerzas castellanas y un andaluz, el general Álvarez de Castro, se levantaba un pedestal en la pira gloriosa y sangrienta de Gerona. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

El bien político

En tanto que inteligencia del bien político, la filosofía política se abre a la especulación del “Bien”, esto es, a la teología, al mismo tiempo que a la Revelación. Quien despoja a la política de su naturaleza filosófica separa – advierte Castellano- la razón de la fe: en el plano especulativo se cae en el racionalismo y en el de la fe, en el fideísmo. Hacer filosofía sin teología es tan errado como hacer teología sin filosofía. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Sarcasmo e intolerancia

Contra éstos anda acerbo y duro el buen esabiado, contra éstos es amargo su celo y agria su polémica y agresiva su caridad. Por él exclamó el P. Félix en un discurso célebre, a propósito de las acusaciones de que era objeto la persona del gran Veuillot: “Señores, amemos y respetemos hasta a nuestros amigos”. Pero no; el buen resabiado no lo hace así: guarda todos sus tesoros de tolerancia y de caridad liberal para los enemigos jurados de su fe. ¡Es claro, como que el infeliz los ha de atraer! En cambio, no tiene más que el sarcasmo y la intolerancia cruel para sus más heroicos defensores. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Amputación

Al afirmar que “la mujer es dueña de su cuerpo” en sentido restrictivo, posesivo, se les concede a las mujeres una inmediata libertad de acción, pero se cierra su espíritu a la gama de valores que ostenta la dimensión comunitaria del amor y cuanto éste implica. ¿Qué antropología científicamente sostenible hoy día podría interpretar como un logro esta forma de amputación? (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

Incongruencia política

Gruesa incongruencia política. Se va en busca de la libertad individual emancipadora, pero ésta, al final, se queda a solas, enclaustrada en los límites definidos y controlados por la legalidad del Estado. (Julio Alvear Téllez – Verbo)