San Cipriano

 

El Santo Sacrificio de la Misa, al quedar Dios por él desagraviado de nuestros pecados merecedores de castigos contra la salud, es, en cierto modo, equivalente medicina para sanar enfermedades.

(San Cipriano).