Papa Francisco

Santo Domingo Loricato, eremita“La oración es un gesto de amor, es estar con Dios y llevarlo a la vida del mundo. Es una indispensable obra de misericordia espiritual. Y si nosotros no confiamos nuestros hermanos, las situaciones al Señor, ¿quién lo hará? ¿Quién intercederá, quién se preocupará de llamar al corazón de Dios para abrir la puerta de la misericordia a la humanidad necesitada?”.

Cardenal Raymond Leo Burke

Al contrario, existe exclusivamente para preservar y difundir la fe católica inmutable que lleva las almas a la conversión de corazón, y a toda la humanidad a la unidad fundada en el orden inscrito por Dios en Su creación y, sobre todo, en el corazón del hombre, la única criatura hecha a imagen de Dios. Es el orden que Cristo ha restaurado para el Misterio Pascual, y que estamos celebrando en estos días. La gracia de la Redención que emana de Su Corazón traspasado glorioso en la Iglesia a los corazones de sus miembros, da la fuerza para vivir según este orden, es decir, en comunión con Dios y con el prójimo.

Cardenal Carlos Osoro Sierra

No les impone, les ofrece seguir a una persona. Ellos siguieron a Jesús. El Bautista había vivido y reconocido la presencia en Él del Amor mismo de Dios. Y como eso es lo que necesitamos los hombres para vivir, él quiso poner en sus manos a sus propios discípulos. Una dirección que tiene tres pasos: seguimiento, pregunta, respuesta.

Arzobispo Fulton J. Sheen

– Los católicos deben despertar su fe y estar preparados ante los engaños del Anticristo. Cuelguen un crucifijo en sus casas para que les recuerde “que tienen una cruz que llevar”. – Reúna a la familia todas las noches para recitar el Rosario. – Participe diariamente en la Santa Misa.

Arzobispo Samuel J. Aquila

A lo largo de los siglos las enseñanzas de la Iglesia sobre la sexualidad humana han sido claras. San Juan Pablo II ayudó tremendamente con su mensaje positivo acerca de la Teología del Cuerpo. Asimismo, aquellos que han recibido las enseñanzas de la Iglesia y que han sido acompañados de una manera amorosa y misericordiosa, ya sean jóvenes o ancianos, han testificado la verdad que contienen estas enseñanzas; así como también la curación, la libertad y la alegría que esto trae. Esto se puede ver en mucha gente joven a quien he encontrado a través del programa de la Comunidad de Estudiantes de la Universidad Católica (FOCUS por sus siglas en inglés n.d.t), a aquellos que hacen parte del Camino Neocatecumenal, a aquellos que han compartido iniciativas como Living Water o los retiros de Courage, o para quienes han participado de los grupos de Sexoadictos Anónimos. Su testimonio, alegría y libertad son reales y esto abraza la verdad que de quiénes son ante los ojos de Dios. El Dios que cura y que restaura el orden.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Se comprende así el asalto a la tradición judeo-cristiana y la voluntad de acabar con el valladar que supone la Iglesia Católica, para diluirla entre las distintas confesiones cristianas que no han soportado la presión de esta planificada revolución sexual. Como nos han recordado los últimos Pontífices sucesores de Pedro, la llamada “cuestión social” ya no está referida a la cuestión obrera o a la división pobres-ricos, la paz o el trabajo, etc. Siendo todas estas cuestiones muy importantes, lo decisivo de la cuestión social descansa hoy sobre la imagen del hombre, sobre la antropología adecuada.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (64)

Ni porque se les trate mal odian a la autoridad; confiesan voluntariamente que ella cumple su deber. Sólo se quejan de que no se les oiga, porque así se retrasa el “progreso” de las almas; llegará; no obstante, la hora de destruir esas tardanzas, pues las leyes de la evolución pueden refrenarse, pero no del todo aniquilarse. Continúan ellos por el camino emprendido lo continúan, aun después de reprendidos y condenados, encubriendo su increíble audacia con la máscara de una aparente humildad.