Padre Manuel Martínez Cano mCR.

Beato P. Tiburcio Arnaiz S.J.¡Viva el beato Tiburcio Arnaiz Muñoz S.J.! ¡Vivan las Misioneras de las Doctrinas Rurales! ¡Viva la Iglesia Católica! ¡Viva Málaga Cristiana! ¡Viva España Católica!

Participamos en los actos de beatificación del Padre Arnaiz, con inmensa alegría. La Liturgia de la Iglesia es insuperable. Un reflejo de la liturgia celestial. La hora Santa de la Vigilia, sencillamente extraordinaria. Varias personas dieron testimonio de gracias recibidas por intercesión del nuevo beato. Uno de ellos, un auténtico milagro, que puede ser presentado para la canonización del Padre de los pobres y abandonados, del Padre Tiburcio, fidelísimo a la Tradición de la Iglesia.

Cosas que ocurrieron: “Padre, mi madre tenía mucha devoción al Padre Tiburcio y yo también. En mi juventud me desvíe del camino, soy homosexual y quiero confesarme”. Amén. Muchísimas confesiones

Antes de la hora Santa, paso por el pasillo central del templo del Sagrado Corazón de Jesús; un niño está en un cochecito. Paso, le miro sonriendo y aquella carita de pan redonda y resplandeciente como el sol sonreía, sonreía y no paraba de sonreír. Nos conocíamos de toda la vida. Su madre, me enseña su mano, con los dedos bien separados. El bebé tiene cinco meses y son holandeses.

Muchas voluntarias y voluntarios para organizar los actos; diligentes, atentos, simpáticos. A una veinteañera le dije: En tus ojos se ve la pureza del Cielo. Y no suelo mentir.

Comimos en el Seminario en un clima familiar monástico, anchura de corazón, alegría desbordante, familiaridad cristiana. Ancianos, jóvenes y niños gozábamos como beatos.

Volvimos a casa y nos encontramos con una manifestación silenciosa. Hombres y mujeres, más jóvenes, vestidos de negro y con un esparadrapo en la boca. Campaña contra la trata de personas que genera más de 126 mil millones de euros al año, como reseña la hoja que me entregó una joven manifestante sin esparadrapo: “Nueve de cada diez mujeres que ejercen la prostitución están bajo el control de redes criminales” (TIP Report). La chica me preguntó: ¿sabe usted que Málaga es la segunda ciudad de Europa con más esclavitud sexual?

Por la noche me abordan una señora y su hija. Y hablamos. No era su madre, era su tía. Me preguntan y pregunto a la joven ¿cuántos años tienes? veinte, responde; su tía le corrige: aún no los ha cumplido y seguimos hablando. Padre soy de la comunión diaria y hago Ejercicios Espirituales cada año ¡Sorpresa! Yo también hago los Ejercicios de San Ignacio cada año en la misma Casa de Espiritualidad que esta joven. A su tía le dije: Lo más hermoso que ha hecho Dios en la tierra son los ojos de las adolescentes. Mira a su sobrina y dice: Sí.

La Santa Misa de la beatificación del Padre de los pobres y los campesinos de los cortijos, fue un Cielo en la tierra. Inenarrable ¡Que fervor! ¡Que devoción! ¡Que alabanzas! ¡Que solemnidad! en el Cielo vamos a reventar de felicidad.

Al día siguiente, delante de la catedral, hablaba con una chica y una y un chico que se han hecho novios por medio de Internet. Ella vive al otro lado de la Hispanidad, él en Málaga. Y ya hemos firmado el contrato. Celebraré la Santa Misa, el día que se casen, si Dios quiere, claro está.

La Santa Misa, de Acción de Gracias, de la beatificación, tampoco se puede explicar bien ¡Dios es grande! ¡La Virgen María es su Madre!

Me dijeron que el cardenal que presidía el Santo Sacrificio del altar, dijo: Que nunca había visto tantos niños en Misa sin moverse y, sobre todo, que participaban con mucha devoción. Eran familiares de varias Misioneras Rurales. Bastantes de ellas alumnos (y Adoradores Nocturnos) del colegio Corazón Inmaculada de María, fundado por el Padre José María Alba Cereceda S.J. del cual han salido varias vocaciones, entre ellas dos Misioneras Rurales. Y otras dos de las Colonias y Campamentos del P. Alba.

En varias ocasiones, sonó y se cantó el himno del Padre Arnaiz: “Buscad no vuestros interés sino los de Jesucristo”. ¡Emocionante!

“Para seguir a Cristo, hay que dar la espalda a mundo”.

“¡Que vida más feliz es esta cuando se vive en Jesús y para Jesús! no me cansaré de ponderar a las almas los bienes que pierden cuando piensan, quieren, recuerdan, hallan , o buscan otra cosa que a Jesús”

Padre Arnaiz