Montserrat

España y los Incas

San Alberto Magno - Doctor de la IglesiaPor contraste se tiene una idea de qué beneficio trae la nueva vida: Polo de Ondergardo lo dice así: “La abolición del más pesado de los tributos incaicos (los sacrificios humanos), por sí sólo hacen de la conquista y el régimen español un estado mucho más beneficioso para los indios que el dominio del imperio incaico”. Se refiere al fin de los sacrificios humanos y el sacrificio de los vivos por honor a los muertos (los entierros) evidentemente perjudiciales para los naturales. (Cristian Garay – Verbo)

No somos dueños

De modo análogo, los que se unen en matrimonio actúan en virtud de razones personales que ellos sopesan en orden a tomar una decisión razonada y libre. Al hacerlo, el amor dual personal adquiere una dimensión comunitaria, funda una realidad que supera y envuelve a los mismos que le dan origen. Una vez constituida, la realidad conyugal adquiere cierta independencia respecto a los sentimientos personales que se hallan a la base del proceso de gestación que culminó en ella. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

Los católicos y el liberalismo

Parécenos que ante todo conviene distinguir tres clases de relaciones que se pueden suponer entre un católico y un liberal, o sea entre un católico y el Liberalismo. Decimos así porque las ideas en la práctica no se pueden considerar separadas de las personas que las profesan y sustentan. El Liberalismo ideológico es puro concepto intelectual: el Liberalismo real y práctico son las instituciones, personas, libros y periódicos liberales. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Dominio sobre sus acciones

Ser libre es tener dominio el hombre sobre sus acciones, lo que supone, de un lado, el libre albedrío -esto es, la libertad de elección- y, del otro, que las acciones no dependan de la voluntad humana -individual o del Estado- sino del bien que está inscrito en su ser. Esto es lo que hace “persona” al sujeto: el señorío, el ser señor de sus propios actos. La libertad no es el poder de realizar la propia voluntad, no es una decisión voluntaria; si fuera esto, se la confundiría con la autodeterminación, con la libertad de querer que “está determinada en sí y por sí porque no es otra cosa que el autodeterminarse”, según las palabras de Hegel que Castellano recuerda permanentemente. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Volvería la nación común

Sentirían las otras la herida, porque se trataba ya de cosa que a todas afectaba; y entonces la hermandad volvería a vivir expresada en vínculos federativos, y surgiría del fondo de los estados separados un federación. Y qué, ¿novéis que así, de esa misma división circunstancial y pasajera, volvería a salir la vida nacional común, y, por la fuerza de la necesidad, de la defensa unida, la misma unidad externa del Estado? (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

El máximo atributo

A pesar de los esfuerzos de la voluntad para dominarme y para no dejar conocer a los que me rodeaban lo que pasaba en mi alma, al final de la meditación sentí que no dependía de mí en absoluto. De repente Jesús me dijo: No has escrito en este cuaderno todo sobre Mi bondad hacia los hombres; deseo que no omitas nada; deseo que tu corazón esté basado en una completa tranquilidad. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

La era de Franco

Presenté en 1973 al XI Congreso Internacional de Grandes Presas celebrado en Madrid. Allí, en su introducción, se escribe: “En el año 1940 la capacidad de embalse alcanzaba el volumen de 4.133 hectómetros cúbicos; en el año 1972 alcanzó 38.819 hectómetros cúbicos, es decir, casi se duplicó en los 32 años transcurridos”. En otras palabras, durante la era de Franco no sólo se proyectó, sino que se realizó 10 veces más política hidráulica que en los 2.000 años anteriores. (Gonzalo Fernández de la Mora – Razón Española)