El Consiliario

San Andrés Dung-Lac y compañeros mártires* Nuestra vida se prolonga hasta que seamos santos, hasta que Dios quiera.

* Santa Teresa de Jesús, notaba la presencia física de Jesús junto a ella. Nosotros no la notamos pero sabemos que Jesús nos acompaña siempre, hasta llevarnos al Cielo.

* Desde tiempo inmemorial, se ha dicho que hay “Tontos útiles”; en nuestros días, se dice que hay tontos inútiles que viven la vida padre a costa de sus representaciones políticas y demás.

* Es verdad, como dice San Juan, que este mundo está “En poder del malo” (1ª Jn 5, 19). Pero también es verdad que en este mundo hay muchos santos: “Donde abundó el delito, sobreabunda la gracia” (Rom. 5, 20). Muchos se han ofrecido a Cristo como víctima expiatoria.