Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesucristo

El Párroco

* Se dice que hay que cuidar la “imagen”. Vana observancia. La cara es el espejo del alma. La alegría y gozo internos se refleja en el rostro. La amargura y desesperación también.

* Aprendimos de jóvenes que la vida es sueño, de Calderón de la Barca. De mayores, hemos aprendido que la política moderna es fantasía.

* Conocer nuestros defectos debe servirnos para forjar nuestra personalidad, nuestra santidad; combatiendo los nobles combates de la fe.

* La dignidad de la persona está en que es imagen y semejanza de Dios. Tenemos capacidad de conocer y amar. Dios es sabiduría infinita. Amor eterno.

* El demonio engañó a Eva. La democracia quiere destruir la identidad de la mujer. Su feminidad, su dignidad, su grandeza. Sin mujeres no hay auténtica vida humana.

* Algunos dicen que vienen del “vacío” y volverán al vacío. Les han vaciado el entendimiento.

* “Porque si se dialoga con la tentación, siempre se pierde. El demonio, en su terreno -sembrar dudas, desconfianza y rechazo respecto a Dios-, es un auténtico “maestro”, y nos da cien mil vueltas: nos gana siempre. NO solo nos roba la cartera: nos roba el alma. Para siempre” (José Luis Aberasturi).

* La persona humana tiene una fortaleza sobrenatural que vence a la muerte. Viven eternamente felices los que cumplen los Diez Mandamientos.

* “Los Ejercicios Espirituales son una fuerte experiencia de Dios, suscitada por la escucha de su palabra, comprendida y acogida en la propia vida personal, bajo la acción del Espíritu Santo, que, en un clima de silencio, de oración, y con la mediación de un guía espiritual, ofrece capacidad de discernimiento para purificar el corazón, convertir la vida, seguir a Cristo y cumplir la propia misión en la Iglesia y en el mundo” (Benedicto XVI).

* “Creemos que, muchas veces, es más importante vivir según mi propio criterio y no lo que se me está diciendo” (P. José María Alba Cereceda, S.I.).