inmaculada

Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar y la Inmaculada Concepción de María Santísima, Madre de Dios y Señora nuestra, concebida sin pecado original en el primer instante de su ser. Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, creador, Padre y Redentor mío, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas; por ser vos quien sois, Bondad infinita, me pesa de haberos ofendido, y propongo firmemente nunca más ofenderos. Perdonadme, Salvador mío; y esforzadme siempre en vuestro amor. Y ahora dadme gracia para hacer devotamente esta novena en honra de la Santísima Trinidad y de la Purísima Concepción de vuestra Madre, a la cual vos en este misterio, por medio del Romano Pontífice, Vicario vuestro, habéis dado por Patrona a toda España, para que nos libre de todos los males y nos alcance todos los bienes, hasta llegar a gozaros en la gloria. Amén.

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas y un solo Dios, os sean dadas infinitas alabanzas y gracias en el cielo y en la tierra por el misterio de la Purísima Concepción y por todos los demás misterios de vuestra Hija, Madre y Esposa, la gloriosísima Virgen María, especialmente

*Porque ya en aquel instante la confirmasteis en gracia con un don tan singular, que nunca en toda la vida cometió pecado e imperfección alguna, aun la más leve.*

Os digo, Señor, con todo mi afecto, que me alegro cuanto me es posible de todas las excelencias que le concedisteis, porque son tan en honra vuestra y suya, y que deseo glorificaros por ellas por toda la eternidad; y os ofrezco ahora tres veces, el Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

ORACIÓN A LA INMACULADA MADRE DE DIOS

Dignísima Hija del Eterno Padre, Madre del Divino Hijo y Esposa del Espíritu Santo; poderosísima y benignísima Patrona el misterio Purísima Concepción; en vos Señora, después de Dios, pongo toda mi esperanza, y os suplico que, así como yo me alegro de todas vuestras excelencias y las venero todas en este misterio, ofreciendo por ellas alabanzas y gracias a la Santísima Trinidad, así vos, en memoria de las mismas excelencias y del mismo misterio, intercedáis por mí con la Trinidad Santísima y me tengáis siempre bajo vuestro amparo. No me dejéis, Señora, porque si no, me perderé, que yo tampoco quiero dejaros a vos; antes bien, crecer cada día más en vuestra verdadera devoción. Y alcanzad-me principalmente tres gracias: la primera, el asegurar cuanto me sea posible el entero perdón de mi vida pasada, viviendo en adelante con perpetuo horror a todo pecado. La segunda, el continuo ejercicio de las virtudes, especialmente de las propias de mi estado y de la caridad con Dios y con el prójimo. Y la tercera, una gran esperanza en la pasión y muerte de vuestro Santísimo Hijo y en vos, en la hora de mi muerte, alegrándose en aquellas agonías mi corazón con vuestros dulcísimos nombres, Jesús y María, hasta expirar. También os ruego, Señora, que amparéis siempre a nuestro reino, ya que sois su Patrona, y que lo hagáis florecer en la fe, en la piedad y en todas las demás felicidades.

Y ahora más particularmente alcancéis el favor que os pido en esta novena, si es a mayor gloria de Dios y más conveniente para mi salvación.

Pídase la gracia particular que se desea alcanzar en esta novena.

Imploro por intercesores con vuestra clemencia, en todas mis súplicas, al santo Ángel de mi Guarda, al Santo de mi nombre, a Santiago Apóstol, Patrón, juntamente con vos, de España y a todos los ángeles y santos, de los cuales sois la Reina, y en cuya compañía deseo y espero alabaros por todos los siglos de los siglos. Amén.

INVOCACIÓN A MARÍA INMACULADA

Opción 1 en latín

V. Tata pulchra es, Maria.
R. Tata pulchra es, Maria.

V. Et mácula originális non est in te.
R. Et mácula originális non est in te.

V. Tu gloria Ierúsalem.
R. Tu laetítia Israel.

V. Tu honorificéntia pópuli nostri.
R. Tu advocáta peccatórum.

V. O María!
R. O María!

V. Virgo prudentíssima.
R. Mater clementíssima.

V. Ora pro nobis.
R. Intercéde pro nobis ad Dóminum Iesum Christum.

V. Immaculáta Concéptio tua, Dei Génitrix Virgo,
R. gáudium annuntiávit univérso mundo.

OREMUS. Deus qui per ImmaculátamVirginis Conceptiónem, dignum Filio tuo habitáculum praeparásti: quaésumus, ut qui ex morte eiúsdem Filii tui praevisa, eam ab omni labe praeservásti, nos quoque mundos, eius intercessióne te pervenire concédas. Per eúmdem Christum Dóminum nostrum. Amen.

Opción 2 en castellano

V. Toda hermosa eres, María.
R. Toda hermosa eres, María.

V. Y en ti no hay mancha
R. y en ti no hay mancha original.

V. Tú eres la gloria de Jerusalén.
R. Tú, la alegría de Israel.

V. Tú, el honor de nuestro pueblo.
R. Tú, la abogada de los pecadores.

V. ¡Oh María!
R. ¡Oh María!

V. Virgen prudentísima.
R. Madre clementísima.

V. Ruega por nosotros.
R. Intercede en nuestro favor ante nuestro Señor Jesucristo.

V. Tu Inmaculada Concepción, santa Madre de Dios,
R. anunció gozo para el mundo entero.

OREMOS. ¡Oh Dios!, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen María preparaste a tu Hijo una digna morada, y en previsión de la muerte de tu Hijo la preservaste de todo pecado, concédenos, por su intercesión, llegar a ti limpios de todas nuestras culpas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.