Papa Francisco

Como el Padre me ha amado, así os he amado yo (Jn 15, 9-11). El amor de Jesús es infinito. El Señor nos pide que permanezcamos en su amor porque es el amor del Padre, y nos invita a guardar sus mandamientos. Está claro que los Diez Mandamientos son la base, el fundamento, pero hay que seguir también todas las otras cosas que Jesús nos enseñó, esos mandamientos de la vida ordinaria, que representan un modo de vivir cristiano.

Cardenal Leonardo Sandri

Por eso en los momentos oscuros de nuestra vida y de nuestra patria, en los momentos de dificultad y de tristeza, de desorientación personal y social, de pérdida de los valores cristianos, nuestra actitud no tiene que ser como la de los discípulos que pensaron que Jesús se había ido y que los había abandonado. Al contrario nuestra fe cristiana nos impulsa a trabajar por nuestra patria con entusiasmo y participación, con respeto y diálogo con todos, con espíritu constructivo y con una fundamental sensibilidad para con los más necesitados.

Cardenal Müller

El Papa no es el Mesías, es el Vicario de Jesucristo, el siervo de Jesucristo. Los medios de comunicación ven al Papa como un personaje, pero el papa Francisco recuerda siempre su deber de confirmar en la fe. En los primeros días de su pontificado, el papa Francisco, cuando le aplaudían en la plaza, decía: Aplaudid a Jesús, no a mí. Y esta es la sana perspectiva del papado.

Cardenal Carlos Osoro

Consejo: es Dios mismo quien nos ilumina con su Espíritu y alumbra el corazón y comprendemos el modo justo de hablar, de comportarse, de caminar. Fortaleza: nos sostiene en nuestra debilidad, nos libera de la tibieza, de incertidumbres y temores. Nos ayuda a dar la vida. Ciencia: la fuerza del Espíritu nos ilumina ojos, mente y corazón, para descubrir cómo cada cosa nos habla de Él y de su amor.

Cardenal Parolín

Esto es lo que los valientes y esforzados obispos venezolanos, pastores que están de verdad luchando al lado de su pueblo, han ido a exponerle al Papa. También le han hablado de la manipulación que Maduro hace de las palabras del Pontífice y de cómo se presenta como el legítimo intérprete de dichas palabras, llegando a acusar, reiterada y públicamente, a los obispos de ser traidores al Pontífice. La capacidad manipuladora de alguien que tiene el control sobre la práctica totalidad de los medios de comunicación es grandísima y Maduro no duda en utilizarla.

Obispo Demetrio Fernández

En estos días los alumnos de secundaria y bachillerato van haciendo sus matrículas para el curso próximo. Es momento de apuntarse a la clase de religión católica para el curso que viene. La clase de religión es de libre elección por parte de los alumnos o sus padres, y es de obligatoria oferta según la ley para todos los centros públicos y privados. La religión no es una “marca”, sino una asignatura muy importante. Y así lo han concretado las leyes, a pesar de la que está cayendo. La clase de religión y el profesor de religión han quedado afianzados en la nueva ley de educación.

Obispo Luis Argüello

¿No tiene la sensación de que se ha producido un efecto rebote?

Claro, claro. Es que la reacción ha sido tan grosera… en el sentido de no tener en cuenta la libertad de expresión. No conviene olvidar que en esta polémica ha habido una cuestión de fondo, que es la antropológica. Pero también ha habido otra importante, que es la cuestión de la libertad.

¿Se ha puesto de manifiesto que tenemos menos libertad de la que creemos?

Creo que sí. Y esto tiene que ver con la evolución de nuestro modelo social. Con esa idea del individuo aislado y regido por sus emociones e impulsos, de la que hablábamos antes. Es la cultura del “me gusta / no me gusta”. Hoy a la gente se le pide que opine a favor o en contra de algo que está viendo en ese momento en la televisión, con lo que la opinión se convierte en una cuestión de poder. Por este camino, el diálogo ya no es verdadero diálogo, es una forma de guerra, de ver quién gana. Desde ese punto de vista, la libertad está amenazada, sí.

  1. PÍO X

1  Pascendi Dominici Gregis

8 septiembre 1907

  Sobre las doctrinas de los modernistas

Al oficio de apacentar la grey del Señor que Nos ha sido confiada de lo alto, Jesucristo señaló como primer deber el  de guardar con suma vigilancia el depósito tradicional de la santa fe, tanto frente a las novedades profanas del lenguaje, como a las contradicciones de una falsa ciencia. No ha existido época alguna en la que no haya sido necesaria a la grey cristiana esa vigilancia de su Pastor supremo; porque jamás han faltado, suscitados por el enemigo del género humano, hombres de lenguaje perverso, decidores de novedades y seductores, sujetos al error y que arrastran al error.