Padre Cano, m.C.R.

Del deseo de ser halagado, líbrame Señor.

*

Por el pecado mortal perdemos la filiación divina: “Ya no somos hijos de Dios, sino hijos de la ira” (Padre Benito Baur).

*

La democracia moderna sin Dios, y con sus leyes anticristianas es el camino ancho que lleva a la perdición, al infierno.

*

Ya en el Antiguo Testamento se condena el pecado de usura. Un largo silencio atraviesa la historia. El capitalismo salvaje se impone.

*

Se oye decir que sin democracia no hay justicia. Mentira diabólica. En la democracia moderna asesinan millones de niños en sus abortorios.

*

A nuestro entender, nunca han estado tan organizados los hijos del Mentiroso, los profesionales de la mentira. Si siguen así, sufrirán eternamente.

*

Se suele oír que el pecado venial no tiene importancia. Se olvidan que es una ofensa a Dios. Quien vive en pecado venial habitualmente, no será santo.